sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

MIGUEL HERNNDEZ

 

   Cancin del esposo soldado Cancin del esposo soldado de Miguel Hernndez   


En la voz de Miguel Hernndez    

primeros versos

He poblado tu vientre de amor y sementera he prolongado el eco de sangre a que respondo y espero sobre el surco como el arado espera: he llegado hasta el fondo. Morena de altas torres, alta luz y ojos altos, esposa de piel, gran trago de mi vida, tus pechos locos crecen hacia mi...

 

   Elega a Ramn Sij Elega a Ramn Sij de Miguel Hernndez   


En la voz de Amparo Fernndez del Campo Merino    

primeros versos

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compaero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracolas y rganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas dar tu corazn por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado que por doler...

 

   Elega a Ramn Sij Elega a Ramn Sij de Miguel Hernndez   


En la voz de Mara ngeles Herranz    

primeros versos

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compaero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracoles Y rganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas dar tu corazn por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado...

 

   Las desiertas abarcas Las desiertas abarcas de Miguel Hernndez   


En la voz de Manuel Lpez Castilleja    

primeros versos

Por el cinco de enero, cada enero pona mi calzado cabrero a la ventana fra Y encontraba los das que derriban las puertas, mis abarcas vacas, mis abarcas desiertas. Nunca tuve zapatos, ni trajes, ni palabras: siempre tuve regatos, siempre penas y cabras...

 

   Me llamo barro Me llamo barro de Miguel Hernndez   


En la voz de Francisco Valladares    

primeros versos

Me llamo barro aunque Miguel me llame. Barro es mi profesin y mi destino que mancha con su lengua cuanto lame. Soy un triste instrumento del camino. Soy una lengua dulcemente infame a los pies que idolatro desplegada. Como un nocturno buey de agua y barbecho que quiere ser criatura idolatrada...

 

   Me sobra el corazn Me sobra el corazn de Miguel Hernndez   


En la voz de Marcelo Cejas    

primeros versos

Hoy estoy sin saber yo no s cmo, hoy estoy para penas solamente, hoy no tengo amistad, hoy slo tengo ansias de arrancarme de cuajo el corazn y ponerlo debajo de un zapato. Hoy reverdece aquella espina seca, hoy es da de llantos de mi reino, hoy descarga en mi pecho el desaliento plomo desalentado...

 

   Mi corazn no puede con la carga Mi corazn no puede con la carga de Miguel Hernndez   


En la voz de Francisco Valladares    

primeros versos

Mi corazn no puede con la carga de su amorosa y lbrega tormenta y hasta mi lengua eleva la sangrienta especie clamorosa que lo embarga. Ya es corazn mi lengua lenta y larga, mi corazn ya es lengua larga y lenta Quieres contar sus penas?...

 

   Nanas de la cebolla Nanas de la cebolla de Miguel Hernndez   


En la voz de Nuria Espert    

primeros versos

La cebolla es escarcha cerrada y pobre: escarcha de tus das y de mis noches. Hambre y cebolla: hielo negro y escarcha grande y redonda. En la cuna del hambre mi nio estaba. Con sangre de cebolla se amamantaba. Pero tu sangre, escarchada de azcar, cebolla y hambre...

 

   No cesar este rayo que me habita No cesar este rayo que me habita de Miguel Hernndez   


En la voz de Fernando Guilln    

primeros versos

No cesar este rayo que me habita el corazn de exasperadas fieras y de fraguas colricas y herreras donde el metal ms fresco se marchita? No cesar esta terca estalactita de cultivar sus duras cabelleras como espadas y rgidas hogueras hacia mi corazn que muge y grita?...

 

   Tengo estos huesos hechos a las penas... Tengo estos huesos hechos a las penas... de Miguel Hernndez   


En la voz de Francisco Portillo    

primeros versos

Tengo estos huesos hechos a las penas y a las cavilaciones estas sienes: penas que vas, cavilacin que vienes como el mar de la playa a las arenas. Como el mar de la playa a las arenas, voy en este naufragio de vaivenes, por una noche oscura de sartenes redondas, pobres, tristes y...

 

   Tengo estos huesos hechos a las penas...   


Por Francisco Portillo    

primeros versos

Tengo estos huesos hechos a las penas y a las cavilaciones estas sienes: penas que vas, cavilacin que vienes como el mar de la playa a las arenas. Como el mar de la playa a las arenas, voy en este naufragio de vaivenes, por una noche oscura de sartenes redondas...




































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carcter cultural y educativo a travs de la difusin de la poesa iberoamericana.



Copyright 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

176 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas