site
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter te invitamos a visitar la nueva fonoteca literaria en la sección VOCES QUE DEJAN HUELLAS de Eduardo Ortiz

        audiovideoteca por nombre

 
 Teresa Wilms Montt

   Anuarí Anuarí de Teresa Wilms Montt       En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Anuarí ¡Anuarí! ¡Anuarí! Espíritu profundo, vuelve del caos. Torna en misteriosa envoltura, huésped de mis noches glaciales. Que tus dedos de sueño posen sobre mis párpados desvelados. Ciérralos, Anuarí. Veneno sublime, da muerte a mi cerebro aterrado. Quédate sobre mi fosa sonriendo enigmático...

   Regaló la noche... Regaló la noche... de Teresa Wilms Montt       En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Regaló la noche al pantano una estrella. Centro de la esfera fangosa irradiaba el astro en la podredumbre verde, palacio de reptiles. Y en coro alrededor, lotus de veneno surgían sapos inquietando el sosiego de los valles con el croar siniestro. Despertó el águila, y abandonando la roca, voló hacia el plano...

 
 Thelma Nava

   Canciones para el celebrante Canciones para el celebrante de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Espléndido animal, óyete resonar por la noche como un tren que conoce el lugar de su destino. No preguntes a nadie cuál es el sitio. Para el que indaga no está reservada la respuesta. ¿Quién, celebrante, se atrevería a ponerse el olor del mar, la túnica de los desaparecidos?...

   Colibrí 50 Colibrí 50  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

No transcurre el tiempo cuando la soledad del hombre está desierta los actos cotidianos nos sitian estrellas como estatuas apagadas velan nuestro silencio Acaso el roce de la música suscita un movimiento un gesto un pequeño deseo El aire quema en ocasiones nos sofoca su aliento bestial en los oídos...

   El primer animal El primer animal de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Soy un torpe animal melancólico que a veces se alegra de la lluvia o la niebla y mira pasar sus piernas en ocasiones extrañas dentro de su cuerpo mientras gusta de encender la noche con el fruto de sus lamentaciones y de vez en cuando como un alto nombramiento conferido desde la infancia ama...

   En México, donde tu fuego tampoco podrá extinguirse En México, donde tu fuego tampoco podrá extinguirse de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Será porque hoy tu fotografía junto a mí es una lámpara de fuego y ha venido un poeta de España que persigue tus pasos por la calle de Nápoles de la ciudad de México. Será porque duermes entre peces de tierra y no hay una paloma sobre tu pecho y tu espalda se ha quedado en silencio...

   Esbozo para empezar un amor Esbozo para empezar un amor  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Certero, como el que apunta al corazón dorado de la uva te aposentas en mí. Preciso como el aire de junio, la infatigable luz que se adormece en la tarde o el grito del flamenco desplazando inútiles ocasos. Por ti salgo a encender la pira de los sueños y a cosechar gardenias imposibles...

   Irrealidad Irrealidad de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Nada es real el amor está detrás de cualquier puerta (¿pero cuál?) desconocido al que estuve a punto de hallar tantas veces sin conseguirlo. La mitad de mi vida lo he intentado. Nada es real mundo que se construye como una garra del sueño higo inmaduro soledad sola dicha dicha repetida...

   La ciudad inocente La ciudad inocente  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Ciudad antropófaga ¿por qué caminas en nosotros y te mueves como una bestia que la sombra confunde? Te desperezas en todos los habitantes que te identifican en esa cierta debilidad por el otoño, hábilmente disimulada. Nada puedes hacer cuando te derriban el último sueño y te construyen catedrales amarillas...

   La orfandad del sueño La orfandad del sueño  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Regreso de los sueños que se inclinan cada noche a recoger violetas. De tardes que se juran la lluvia a perpetuidad. De palomas que se adelantan a los acontecimientos. Regreso porque es preciso convencerse y mirar que los atardeceres cambian siempre de sitio y la lluvia no solamente se detiene en los labios...

   Los locos Los locos de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Los he visto de cerca, solemnes y magníficos, poniéndose su cuerpo cada día mientras les duele el cráneo desvestido. Los he visto en la tierra, azotándose, gusanitos de Dios sin esperanza. Colgados de la vida, con su domingo a cuestas que tarda en regresar una semana...

   Neblilúnea Neblilúnea  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

¿Sabías que una muchacha desnuda canta como una botella que se arroja al mar? ¿Lo sabías? Escúchame cantar como a un árbol lacustre en el centro de Neblilúnea. A la orilla de tu sangre, en tu terrestre compañía. Neblilúnea, la ciudad descubierta por nosotros conoce tu pasado y el mío...

   Otra vez España Otra vez España de Thelma Nava      En la voz de Thelma Nava    
Colaboración: Círculo de Poesía    

primeros versos

Tu nombre suena en mis oídos extraño y cercano como el murmullo del mar, ebrio de vida. ¿Cuál es la canción que todos cantan, cuál es la verdadera, la que viene de las minas y es tan grata a nuestro corazón como la tierra fértil, como los viejos libros de caballería...

   Palabras al amigo solitario Palabras al amigo solitario de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

He aquí que estás y vives y nada es suficiente. Un algo insoportable te domina y la ciudad no cabe ya en tus manos. Se te sube a la espalda, regresa a tus zapatos. Y piensas en el hijo que no tienes, en la mujer amada que le falta a tu noche cada día. Aquí estás, dividido, doliéndote esa inconforme sangre...

   Para nombrar a España con amor Para nombrar a España con amor  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

País que venías a mi encuentro sin sospecharlo(¿o era yo la que caminaba hacia ti?) que estuvo siempre detrás del mar, con su aliento de sal y el deseo de la primera golondrina. Es posible que un día me reconozca en ti, en tu olor de semillas, en tus flores recién cortadas...

   Para quien pretenda conocer a un poeta Para quien pretenda conocer a un poeta de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Es difícil conocer el corazón de un poeta. A primera vista resulta fácil doblegarlo por la vanidad, ensalzarle y hasta aprenderse de memoria unas cuantas líneas suyas. Caminar a su lado y sostener el mar con la mirada, hablar de ciudades irreales, adivinar su amor y sus costumbres, su vida cotidiana...

   Petrópolis bajo la niebla Petrópolis bajo la niebla de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Porque no era válido salir a buscar el fuego del mar detuvimos los pasos frente a la tarde campana llamando golpeando a las puertas de la ciudad abierta que aguardaba nuestra llegada en su vaivén de niebla. El sol deshecho del día atravesaba las palabras del descubrimiento de las primeras hortensias...

   Presencia de las islas Presencia de las islas  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Como un cortejo cabalgando a solas surgen de la niebla. ¿Quién alimenta su esplendor que ninguna tempestad oculta? De las islas sube algo parecido al deseo. Casa viviente en el marlas islas animales fantásticos esperan su alimento de frutos silvestres su ración de ostras...

   Ulises Ulises de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Ese color le sienta a tu estatura a tu forma de hablar y de mirarme. Navega un barco en la acera de enfrente. El tiempo detiene sus velas y tu llegas náufrago a mis brazos. Solemos pasar el tiempo contando las gaviotas. Hacemos el amor como los peces. Otra sirena te llama, pero tú no la escuchas...

   Verano en la ciudad Verano en la ciudad  de Thelma Nava       En la voz de Thelma Nava    

primeros versos

Los árboles nocturnos crecen de pronto sobre nuestros pasos. Cuando la luz descubre su presencia los desnuda y los puebla de voces las voces de la noche y sus amores. El agua juega entonces con el agua y regresa a sí misma como un amor de siempre que retorna o un estremecimiento recobrado...

 
 Thiago de Mello

   Agua de remanso Agua de remanso de Thiago de Mello       En la voz de Thiago de Mello    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves    

primeros versos

Ternura: honda manera cristalina de mi ser. Agua de remanso, brisa mansa, luz de amanecer. Nunca es la pena que muerde. Jamás la turbia esquivez, el apego al gris, la fría concha que enciende en el alma una brasa de malogro. Es el gusto de la vida, amor a la claridad, canción de...

   Agua de remanso Agua de remanso de Thiago de Mello      En la voz de Thiago de Mello    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves    

primeros versos

Ternura: honda manera cristalina de mi ser. Agua de remanso, brisa mansa, luz de amanecer. Nunca es la pena que muerde. Jamás la turbia esquivez, el apego al gris, la fría concha que enciende en el alma una brasa de malogro. Es el gusto de la vida...

   Consideraciones que dice un difunto a quienes lo están velando (V) Consideraciones que dice un difunto a quienes lo están velando (V) de Thiago de Mello      En la voz de Thiago de Mello    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves    

primeros versos

Valió la pena vivir y encontrarnos en el mundo y vivir juntos lleno siempre de furor contra la ruda injusticia pero también siempre llenos de infancia, mar sin fondo, que nos sirvió de camino a grandes encantamientos, a sortilegios profundos. La vida es linda...

   La creación del mundo La creación del mundo de Thiago de Mello       En la voz de Thiago de Mello    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves    

primeros versos

No desfloré a nadie. La primera mujer que vi desnuda (era adulta de alma y de cabellos) fue la primera que me mostró los astros, pero no fui el primero a quien se los mostró. Vi el resplandor de sus nalgas de espaldas a mí: era morena, mas al darse vuelta quedó dorada. Sonrió porque...

   La creación del mundo La creación del mundo de Thiago de Mello      En la voz de Thiago de Mello    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves    

primeros versos

No desfloré a nadie. La primera mujer que vi desnuda (era adulta de alma y de cabellos) fue la primera que me mostró los astros, pero no fui el primero a quien se los mostró. Vi el resplandor de sus nalgas de espaldas a mí: era morena, mas al darse vuelta quedó dorada...

   Sangue e orvalho Sangue e orvalho de Thiago de Mello       En la voz de Thiago de Mello    

primeros versos

Cuando oí la noticia, ya hace casi diez años, primero fue aquel golpe sordo en las honduras del pecho y del plexo, mordiendo la sal de la sangre, dilacerando el sol de los cartílagos. Después con rabia recogí la lágrima que más que el rostro, me quemaba la vida. Una brasa de amor, ciudadela, del corazón me previno...

 
 Tomás de Iriarte

   El burro flautista El burro flautista de Tomás de Iriarte       En la voz de Fernando Guillén    

primeros versos

Esta fabulilla, salga bien o mal, me ha ocurrido ahora por casualidad Cerca de unos prados que hay en mi lugar, pasaba un borrico por casualidad Una flauta en ellos halló, que un zagal se dejó olvidada por casualidad Acercose a olerla el dicho animal...

 
 Tomás Garcés

   Como delicada huella Como delicada huella de Tomás Garcés       En la voz de Francisco Portillo    

primeros versos

Como delicada huella de pájaro en la nieve, evanescente huella, como flor del almendro, la breve vida se aleja con el viento. Aquel nombre que el amante entregó a la corteza, a la herida corteza, es un signo olvidado que nadie leerá. Como la vida se disuelve. Huidiza huella del pájaro en la nieve!...

 
 Tomás Segovia

   Amiga, mira al dios... Amiga, mira al dios... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Amiga, mira al dios inanimado sin nosotros. Eras tú, era yo quien revestidos de su forma la movíamos, el dios no tiene rostro. Iremos de la mano ante su faz de sombra y estaremos allí hablándole a una máscara. Sabremos que de nosotros dos nacía su violento prestigio...

   Anti-yo Anti-yo de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

No soy el que yo digo Soy el que dices tú Me traiciono por ése Mi doble que el amor y la impiedad figuran Dinamito mi suelo alegremente Con tu risa me río de mi gloria Pulverizamos la complicidad con que me miro sin tus ojos Me salgo de mis pieles...

   Aurora de mañana Aurora de mañana de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

¿Escuchas morador? No cesó nunca este rumor de astros Dentro de ti grandes sombras lo escuchan Son dos silencios desiguales La noche de tu oído Es violenta y cerrada y sin estrellas En ella la mudez escucha Pero no has muerto si no muere todo...

   Besos Besos de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Mis besos lloverán sobre tu boca oceánica primero uno a uno como una hilera de gruesas gotas anchas gotas dulces cuando empieza la lluvia que revientan como claveles de sombra luego de pronto todos juntos hundiéndose en tu gruta marina chorro de besos sordos entrando hasta tu fondo...

   Cuando nos retiramos a la remota cámara... Cuando nos retiramos a la remota cámara... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Cuando nos retiramos a la remota cámara donde hacemos las nupcias con nuestro propio espectro, como cuando compramos y vendemos la palabra que ata para atarla a sí misma, la carne en cambio todavía se sabe interrogada, vuelve a tocarla el dios...

   De algo estamos confesándonos... De algo estamos confesándonos... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

De algo estamos confesándonos emocionadamente hijos si en un agua tan limpiamente fraternal bogamos. Nunca se cierra del todo nuestra diferencia, una ironía de nuestra igualdad la tiene siempre en vilo, y hasta cuando estamos sometiendo al otro...

   De tu centro entrañable la noche se derrama... De tu centro entrañable la noche se derrama... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

De tu centro entrañable la noche se derrama tú sola por los dos la traes a nuestra casa lleva su sello por los dos tu cuerpo solo huele a antiguos metales la efusión de tu sangre a luna de hondas minas y mercurial tiniebla son el fuego y la sombra un solo óxido...

   Dialéctica Dialéctica de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

También yo desigual mía Sobre el difícil sendero movedizo Y siempre precariamente Tentado y con terror y torpe esquivo El peligro de tenerte Sin que tú me tenga La trampa de meterme Donde no me hayas tendido ya tu trampa. De: Partición

   Diecinueve de abril, tarde Diecinueve de abril, tarde de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Donde calla el amor No habla tampoco el desamor No es nunca nadie Alma fundada en la agonía Quien te rechaza Donde calla el amor Habla la estúpida Fortuna Tú misma alma de vértigo La has levantado allí Tú misma escoges que te hablen...

   Dime mujer Dime mujer de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Dime mujer dónde escondes tu misterio mujer agua pesada volumen transparente más secreta cuando más te desnudas cuál es la fuerza de tu esplendor inerme tu deslumbrante armadura de belleza dime no puedo ya con tantas armas mujer sentada acostada abandonada enséñame el reposo el sueño...

   Edad Edad de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

La mano del amor es grave. Se ha espesado la carne de una savia de tiempo; el curso de los días ha ensanchado su cauce. Pero de paz cargada abriga y pesa la lenta mano calurosa. La mujer mira al hombre padecer por el hijo, y florece. De: Anagnórisis

   El dios mira con ojos tenebrosos... El dios mira con ojos tenebrosos... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

El dios mira con ojos tenebrosos. Cuídate del discurso de los que quieren reflejar en sus palabras esa sombra. No abras tu corazón a los que se construyen con la mudez intocable del dios una sordera. No ven la claridad que mira esa negrura...

   En las fuentes En las fuentes de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Quién desteje el amor Ése es quien me desteje No es nadie El amor se deshace solo Como la trenza del río destrenzada en el mar No estoy de amor tejido Estoy tejido de tejerlo De sacar de mis íngrimos telares Este despótico trabajo Eternamente abandonando el fleco que se aleja A la...

   Entre los tibios muslos te palpita... Entre los tibios muslos te palpita... de Tomás Segovia       En la voz de Pablo López del Castillo    

primeros versos

Entre los tibios muslos te palpita un negro corazón febril y hendido de remoto y sonámbulo latido que entre oscuras raíces se suscita; un corazón velludo que me invita, más que el otro cordial y estremecido, a entrar como en mi casa o en un nido hasta tocar el grito que te habita...

   Entre los tibios muslos te palpita... Entre los tibios muslos te palpita... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Entre los tibios muslos te palpita un negro corazón febril y hendido de remoto y sonámbulo latido que entre oscuras raíces se suscita; un corazón velludo que me invita, más que el otro cordial y estremecido, a entrar como en mi casa o en un nido hasta tocar el grito que te habita...

   Ha alzado una mano el dios... Ha alzado una mano el dios... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Ha alzado una mano el dios y cae entre el hombre y la mujer su sombra. Se altera de sabor secretamente el halo en que yacías. Y viene, se nos echa ya encima, creciendo y sin llenar nunca del todo su tamaño una inminencia que quiere ya llamarse dicha...

   Jiga Jiga de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Échame un vistazo al menos de arriba abajo mírame cómo estoy de cabo a rabo enamorado tengo enamorados los ojos y tengo la boca enamorada y tengo el pie izquierdo enamorado y mucho más el pie derecho tengo también enamoradas las espumosas ingles...

   Los recuerdo turgentes y temblones... Los recuerdo turgentes y temblones... de Tomás Segovia       En la voz de Pablo López del Castillo    

primeros versos

Los recuerdo turgentes y temblones, tu grandes, densos pechos juveniles, tímidos y procaces, pastoriles, frescos como aromáticos melones. Eran el más solemne de tus dones cuando al fin liberabas sus perfiles en cuartos cursis de moteles viles, deliciosa de susto y decisiones...

   Los recuerdo turgentes y temblones... Los recuerdo turgentes y temblones... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Los recuerdo turgentes y temblones, tu grandes, densos pechos juveniles, tímidos y procaces, pastoriles, frescos como aromáticos melones. Eran el más solemne de tus dones cuando al fin liberabas sus perfiles en cuartos cursis de moteles viles...

   Masculino femenino Masculino femenino de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Mi ser gris te redime De tu bella cadena de contrastes Mi lenta fuerza gris Mi fluido peso extenso Tu vida que se atrasa Cosechando tus huellas Belleza cuesta arriba Y teje para luego Tu vida y yo cuchicheamos Un escalón abajo de tus ritos Soy la alegría de una luz de un gris Mira de...

   Me pregunto Me pregunto de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Me pregunto y no entiendo tendrías que ser tú quien lo explicara me pregunto por qué a veces esta piedra en la dentadura que no deja salir a gusto mis palabras cuando se disponen confiadas a brotar hacia ti a correr más frescas que las cascadas de agua...

   Mientras penetro en ti... Mientras penetro en ti... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Mientras penetro en ti Sonámbula Dentro de ti está un yo Penetrando una tú Los veo claramente ahora (También yo tengo cerrados los ojos). De: Figuras y melodías De la primera parte: El dios oscuro 4 de Motivos seculares

   No estamos nunca a solas... No estamos nunca a solas... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

No estamos nunca a solas. Somos tú y yo, intercambiando en nuestras carnes, en nuestros corazones, los secretos signos con que afirma cada uno al otro interrogándolo y en puro ofrecerse está llamándolo, y en que reconoce cada uno de nosotros la respuesta en que es reconocido...

   Otra vez en tu fondo empezó eso... Otra vez en tu fondo empezó eso... de Tomás Segovia       En la voz de Pablo López del Castillo    

primeros versos

Otra vez en tu fondo empezó eso... Abre sus ojos ciegos, el gemido, se agita en ti, exigente y sumergido, emprende su agonía sin regreso. Yo te siento luchar bajo mi peso contra un dios gutural y sordo, y mido la hondura en que tu cuerpo sacudido se convulsiona ajeno hasta en su...

   Sé que no sabes que recuerdo tanto... Sé que no sabes que recuerdo tanto... de Tomás Segovia       En la voz de Pablo López del Castillo    

primeros versos

Sé que no sabes que recuerdo tanto tu piel untuosa y pálida, amasada con fiebre y luna, y tu boca abrasada, blanda y jugosa y salada de llanto, y tu implorante gesto de quebranto, sobre tu frigidez crucificada y agradecida y tierna aunque insaciada, y mi esfuerzo patético entretanto,...

   Señalaremos... Señalaremos... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Señalaremos, al azar tal vez, días especiales consagrados a celebrar el esplendor de nuestro lecho, lugar donde la guerra se derrota a sí misma, donde tú te abres y yo no me cierro, donde los luchadores saben por fin que luchando se hablan y se pertenecen...

   Subyugadas, asiduas... Subyugadas, asiduas... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Subyugadas, asiduas, con aplicación, una mano tuya y una mía se acarician, fanáticas de un mundo de manos excluyente. No quieren saber que tú y yo mientras tanto nos miramos, abolidos, sin común lenguaje, en las orillas de un lugar de sombra...

   Todo lo que arrojamos... Todo lo que arrojamos... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Todo lo que arrojamos junto con la ropa a nuestros pies cuando nos desnudamos, ¿diremos que sabríamos nombrarlo en su inmensidad y su incertidumbre? Algo se arranca de nosotros que en su desprendimiento al fin se dejaría ver...

   Tu carne olía ricamente a otoño... Tu carne olía ricamente a otoño... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Tu carne olía ricamente a otoño, a húmedas hojas muertas, a resinas, a cítricos aceites y a glisinas y a la etérea fragancia del madroño. Hábil como una boca era tu coño. Siempre había, después de tus felinas agonías de gozo, en las divinas frondas de tu deseo, otro retoño. Te...

   Tu grupa blanca y ciega se remueve... Tu grupa blanca y ciega se remueve... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Tu grupa blanca y ciega se remueve Bajo la seriedad de las caricias Tu inquieta grupa zalamera Entrevero de fiebres y de fríos Tu grupa de molicie inaplacada Nudo vivaz y obtuso de tu cuerpo En el coloquio a oscuras de las pieles Le prestamos al mundo nuestra carne Para que inscriba...

   Tus ojos serán de pronto los ojos del dios mismo... Tus ojos serán de pronto los ojos del dios mismo... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Tus ojos serán de pronto los ojos del dios mismo, inmensos, abiertos en plena llamarada, inapelables. Detrás de tu ternura tan contigua veré asomar su divino despotismo, tú estarás escuchándome en el tiempo pero él en tu otra orilla hará a un lado con airosa mano mis palabras...

   Una blancura te inunda... Una blancura te inunda... de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Una blancura te inunda los dos pechos: eres pura. Y sube una mancha oscura por tu vientre: eres profunda. De: Historias y poemas Fragmento 8 de la Serie: La semana sin ti

   Veinticinco de abril, tarde Veinticinco de abril, tarde de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

También ellaslas ágiles palabras Que nunca han sido mías Pero dónde podrían sino a mí decirse También ella me dan lo que no es suyo Pero de quien podrían ser sino de ellas Lo que su paso deja entre mis manos Y nunca fue su bien...

   Veinticinco de abril, temprano Veinticinco de abril, temprano de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Desde el umbral de mi jornada Miro el limpio tamaño de las horas Frescas y ociosas Dispuestas y en espera de su huésped Y el amor ya está allí Siempre lo miro desplegarse Tan adelante de mi centro Siempre sigo su onda apresurándome...

   Veintiseis de abril Veintiseis de abril de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Dime vida dime tiempo ¿voy demasiado aprisa? el amor como todo lo fértil tarda todo lo que ha de vivir se hace esperar es mortal arrancar de sus raíces el destino lo sé lo sé no se atropella el don no se apresura lo que germina no se roba el mañana...

   Viernes Viernes de Tomás Segovia       En la voz de Tomás Segovia    

primeros versos

Quisiera haber nacido de tu vientre haber vivido alguna vez dentro de ti desde que te conozco soy más huérfano oh gruta tierna rojo edén caluroso qué alegría haber sido esa ceguera quisiera que tu carne se acordase de haberme aprisionado...


































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

233 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas