sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

DMASO ALONSO

 

   A la Virgen Mara A la Virgen Mara de Dmaso Alonso   


En la voz de Dmaso Alonso    

primeros versos

Como hoy estaba abandonado de todos, como la vida (ese amarillo pus que fluye del hasto, de la ilusin que lentamente se pudre, de la horrible sombra crdena donde nuestra hmeda orfandad se condensa) goteaba en mi sueo, medidora del sueo, segundo tras segundo. Como el veneno ya...

 

   Insomnio Insomnio de Dmaso Alonso   


En la voz de Dmaso Alonso    

primeros versos

Madrid es una ciudad de ms de un milln de cadveres (segn las ltimas estadsticas). A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en que hace cuarenta y cinco aos que me pudro, y paso largas horas oyendo gemir al huracn, o ladrar a los perros, o fluir...

 

   Insomnio Insomnio de Dmaso Alonso   


En la voz de Rafael de Penagos    

primeros versos

Madrid es una ciudad de ms de un milln de cadveres(segn las ltimas estadsticas). A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporoen este nicho en el que hace 45 aos que me pudro, y paso largas horas oyendo gemir al huracn, o ladrar los perros...

 

   La injusticia La injusticia de Dmaso Alonso   


En la voz de Dmaso Alonso    

primeros versos

De qu sima te yergues, sombra negra? Qu buscas? Los oteros, como lagartos verdes, se asoman a los valles que se hunden entre nieblas en la infancia del mundo. Y sestean, abiertos, los rebaos, mientras la luz palpita, siempre recin creada, mientras se comba el tiempo, rubio...

 

   Monstruos Monstruos de Dmaso Alonso   


En la voz de Dmaso Alonso    

primeros versos

Todos los das rezo esta oracin al levantarme: Oh Dios, no me atormentes ms. Dime qu significan estos espantos que me rodean. Cercado estoy de monstruos que mudamente me preguntan, igual, igual, que yo les interrogo a ellos. Que tal vez te preguntan, lo mismo que yo...

 

   Mujer con alcuza (fragmento) Mujer con alcuza (fragmento) de Dmaso Alonso   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Adnde va esa mujer, arrastrndose por la acera, ahora que ya es casi de noche, con la alcuza en la mano? Acercaos: no nos ve. Yo no s qu es ms gris, si el acero fro de sus ojos, si el gris desvado de ese chal con el que se envuelve el cuello y la cabeza, o si el paisaje...

 

   Oracin por la belleza de una muchacha Oracin por la belleza de una muchacha de Dmaso Alonso   


En la voz de Adolfo Marsillach    

primeros versos

T le diste esa ardiente simetra de los labios, con brasa de tu hondura, y en dos enormes cauces de negrura, simas de infinitud, luz de tu da; esos bultos de nieve, que bulla al soliviar del lino la tersura, y, prodigios de exacta arquitectura, dos columnas que cantan tu armona...

 

   Segunda Palinodia: La sangre Segunda Palinodia: La sangre de Dmaso Alonso   


En la voz de Dmaso Alonso    

primeros versos

He viajado por la mitad del mundo. Desde el avin miraba, insaciable, el mar, la tierra. Slo vea sangre derramada. Y yo me preguntaba, cmo?, por qu?, y quera descender, palpar aquella manta roja, convencerme de que (quiz) no era sangre (tal vez un meteoro desconocido). Pero...

 

   Una voz de Espaa Una voz de Espaa de Dmaso Alonso   


En la voz de Vicente Aleixandre    

primeros versos

Desde el caos inicial, una maana despert. Los colores rebullan. Mas tiernos monstruos ruidos me decan: mam , tata , guauguau , Carlitos , Ana . Todovivir , amar , frente a mi gana, como un orden que vnculos prendan. Y hombre fui. Dios? Las cosas me servan...




































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carcter cultural y educativo a travs de la difusin de la poesa iberoamericana.



Copyright 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

187 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas