sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

sguenos en twitter

CSAR VALLEJO

 

   A mi hermano Miguel A mi hermano Miguel de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa, donde nos haces una falta sin fondo! Me acuerdo que jugbamos esta hora, y que mam nos acariciaba: Pero, hijos... Ahora yo me escondo, como antes, todas estas oraciones vespertinas, y espero que t no des conmigo. Por la sala, el zagun, los corredores...

 

   Amanece lloviendo... Amanece lloviendo... de Csar Vallejo   


En la voz de Hctor Rosales    

primeros versos

Amanece lloviendo. Bien peinada la maana chorrea el pelo fino. Melancola est amarrada; y en mal asfaltado oxidente de muebles hindes, vira, se asienta apenas el destino. Cielos de puna descorazonada por gran amor, los cielos de platino, torvos de imposible. Rumia la majada y se...

 

   Batallas Batallas de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Hombre de Extremadura, oigo bajo tu pie el humo del lobo, el humo de la especie, el humo del nio, el humo solitario de dos trigos, el humo de Ginebra, el humo de Roma, el humo de Berln y el de Pars y el humo de tu apndice penoso y el humo que, al fin, sale del futuro...

 

   Considerando en fro, imparcialmente Considerando en fro, imparcialmente de Csar Vallejo   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Considerando en fro, imparcialmente, que el hombre es triste, tose y, sin embargo, se complace en su pecho colorado; que lo nico que hace es componerse de das; que es lbrego mamfero y se peina... Considerando que el hombre procede suavemente del trabajo...

 

   Cudate, Espaa, de tu propia Espaa Cudate, Espaa, de tu propia Espaa de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Cudate, Espaa, de tu propia Espaa! Cudate de la hoz sin el martillo, cudate del martillo sin la hoz! Cudate de la vctima a pesar suyo, del verdugo a pesar suyo y del indiferente a pesar suyo! Cudate del que, antes de que cante el gallo, negrate tres veces, y del que te...

 

   Dios Dios de Csar Vallejo   


En la voz de Fernando Dez de Urdanivia    

primeros versos

Siento a Dios que camina tan en mi, con la tarde y con el mar. Con l nos vamos juntos. Anochece. Con l anochecemos. Orfandad... Pero yo siento a Dios. Y hasta parece que l me dicta no s que buen color. Como un hospitalario, es bueno y triste; mustia un dulce desdn de enamorado;...

 

   El poeta a su amada El poeta a su amada de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Amada, en esta noche t te has crucificado sobre los dos maderos curvados de mi beso; y tu pena me ha dicho que Jess ha llorado, y que hay un viernesanto ms dulce que ese beso. En esta noche rara que tanto me has mirado, la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso. En esta...

 

   Ello es que el lugar donde me pongo... Ello es que el lugar donde me pongo... de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Ello es que el lugar donde me pongo el pantaln, es una casa donde me quito la camisa en alta voz y donde tengo un suelo, un alma, un mapa de mi Espaa. Ahora mismo hablaba de m conmigo, y pona sobre un pequeo libro un pan tremendo y he, luego, hecho el traslado, he trasladado,...

 

   Espaa, aparta de m este cliz Espaa, aparta de m este cliz de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Nios del mundo, si cae Espaa digo, es un decir- si cae del cielo abajo su antebrazo que asen, en cabestro, dos lminas terrestres; nios, qu edad la de las sienes cncavas! qu temprano en el sol lo que os deca! qu pronto en vuestro pecho el ruido anciano! qu viejo vuestro...

 

   Espergesia Espergesia de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Yo nac un da que Dios estuvo enfermo. Todos saben que vivo, que soy malo; y no saben del diciembre de ese enero. Pues yo nac un da que Dios estuvo enfermo. Hay un vaco en mi aire metafsico que nadie ha de palpar: el claustro de un silencio que habl a flor de fuego. Yo nac...

 

   Esta noche desciendo del caballo Esta noche desciendo del caballo de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Esta noche desciendo del caballo, ante la puerta de la casa, donde me desped con el cantar del gallo. Est cerrada y nadie responde. El poyo en que mam alumbr al hermano mayor, para que ensille lomos que haba yo montado en pelo, por ras y por cercas, nio aldeano; el poyo en que...

 

   Heces Heces de Csar Vallejo   


En la voz de Susana Baca    

primeros versos

Esta tarde llueve, como nunca; y no tengo ganas de vivir, corazn. Esta tarde es dulce. Por qu no ha de ser? Viste gracia y pena; viste de mujer. Esta tarde en Lima llueve. Y yo recuerdo las cavernas crueles de mi ingratitud; mi bloque de hielo sobre su amapola, ms fuerte que su...

 

   Himno a los voluntarios de la Repblica Himno a los voluntarios de la Repblica de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Voluntario de Espaa, miliciano de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazn, cuando marcha a matar con su agona mundial, no s verdaderamente qu hacer, dnde ponerme; corro, escribo, aplaudo, lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo a mi pecho que acabe, al que bien, que...

 

   Hoy me gusta la vida mucho menos... Hoy me gusta la vida mucho menos... de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Hoy me gusta la vida mucho menos, pero siempre me gusta vivir: ya lo deca. Casi toqu la parte de mi todo y me contuve con un tiro en la lengua detrs de mi palabra. Hoy me palpo el mentn en retirada y en estos momentneos pantalones yo me digo: Tanta vida y jams! Tantos aos y...

 

   Intensidad y altura Intensidad y altura de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Quiero escribir, pero me sale espuma, quiero decir muchsimo y me atollo; no hay cifra hablada que no sea suma, no hay pirmide escrita, sin cogollo. Quiero escribir, pero me siento puma; quiero laurearme, pero me encebollo. No hay toz hablada, que no llegue a bruma, no hay dios ni...

 

   La clera que quiebra al hombre en nios... La clera que quiebra al hombre en nios... de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

La clera que quiebra al hombre en nios, que quiebra al nio en pjaros iguales, y el pjaro, despus, en huevecillos; la clera del pobre tiene un aceite contra dos vinagres. La clera que al rbol quiebra en hojas, la hoja en botones desiguales y al botn, en ranuras telescpicas;...

 

   La rueda del hambriento La rueda del hambriento de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Por entre mis propios dientes salgo humeando, dando voces, pujando, bajndome los pantalones... Vca mi estmago, vca mi yeyuno, la miseria me saca por entre mis propios dientes, cogido con un palito por el puo de la camisa. Una piedra en que sentarme...

 

   Los dados eternos Los dados eternos de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Dios mo, estoy llorando el ser que vivo; me pesa haber tomdote tu pan; pero este pobre barro pensativo no es costra fermentada en tu costado: t no tienes Maras que se van! Dios mo, si t hubieras sido hombre, hoy supieras ser Dios; pero t, que estuviste siempre bien, no sientes...

 

   Los heraldos negros Los heraldos negros de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no s! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma... Yo no s! Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras en el rostro ms fiero y en el lomo ms fuerte. Sern tal vez los potros de...

 

   Los heraldos negros   


Por Federico Luppi     

primeros versos

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no s! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma... Yo no s! Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras en el rostro ms fiero y en el lomo ms fuerte...

 

   Los heraldos negros Los heraldos negros de Csar Vallejo   


En la voz de Marcelo Cejas    

primeros versos

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no s! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma... Yo no s! Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras en el rostro ms fiero y en el lomo ms fuerte. Sern tal vez los potros de brbaros Atilas...

 

   Los mendigos pelean por Espaa Los mendigos pelean por Espaa de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Los mendigos pelean por Espaa mendigando en Pars, en Roma, en Praga y refrendando as, con mano gtica, rogante, los pies de los Apstoles, en Londres, en New York, en Mjico. Los pordioseros luchan suplicando infernalmente a Dios por Santander, la lid en que ya nadie es derrotado...

 

   Los pasos lejanos Los pasos lejanos de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Mi padre duerme. Su semblante augusto figura un apacible corazn; est ahora tan dulce... si hay algo en l de amargo, ser yo. Hay soledad en el hogar; se reza; y no hay noticias de los hijos hoy. Mi padre se despierta, ausculta la huida a Egipto, el restaante adis. Est ahora tan...

 

   Masa   


Por Leonardo Sbaraglia    

primeros versos

Al fin de la batalla, y muerto el combatiente, vino hacia l un hombre y le dijo No mueras; te amo tanto! Pero el cadver ay! sigui muriendo. Se le acercaron, dos y repitironle: No nos dejes! Valor! Vuelve a la vida! Pero el cadver ay! sigui muriendo...

 

   Masa Masa de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Al fin de la batalla y muerto el combatiente, vino hacia l un hombre y le dijo: No mueras, te amo tanto! Pero el cadver ay! sigui muriendo. Se le acercaron dos y repitironle: No nos dejes! Valor! Vuelve a la vida! Pero el cadver ay! sigui muriendo. Acudieron a l veinte, cien, mil, quinientos mil...

 

   Me viene, hay das, una gana ubrrima... Me viene, hay das, una gana ubrrima... de Csar Vallejo   


En la voz de Csar Calvo    

primeros versos

Me viene, hay das, una gana ubrrima, poltica, de querer, de besar al cario en sus dos rostros, y me viene de lejos un querer demostrativo, otro querer amar, de grado o fuerza, al que me odia, al que rasga su papel, al muchachito, a la que llora por el que lloraba, al rey del...

 

   Oh las cuatro paredes de la celda... Oh las cuatro paredes de la celda... de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Oh las cuatro paredes de la celda. Ah las cuatro paredes albicantes que sin remedio dan al mismo nmero. Criadero de nervios, mala brecha, por sus cuatro rincones cmo arranca las diarias aherrojadas extremidades. Amorosa llavera de innumerables llaves, si estuvieras aqu, si vieras...

 

   Piedra negra sobre piedra blanca Piedra negra sobre piedra blanca de Csar Vallejo   


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Me morir en Pars con aguacero, un da del cual tengo ya el recuerdo. Me morir en Pars y no me corro- talvez un jueves, como es hoy, de otoo. Jueves ser, porque hoy, jueves, que proso estos versos, los hmeros me he puesto a la mala y, jams como hoy, me he vuelto, con todo mi...

 

   Todos los das amanezco a ciegas... Todos los das amanezco a ciegas... de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Todos los das amanezco a ciegas a trabajar para vivir; y tomo el desayuno, sin probar ni gota de l, todas las maanas. Sin saber si he logrado, o ms nunca, algo que brinca del sabor o es slo corazn y que ya vuelto, lamentar hasta dnde esto es lo menos. El nio crecera ahto de felicidad oh albas...

 

   Trilce (Poema III)   


Por Eliseo Diego    

primeros versos

Las personas mayores a qu hora volvern? Da las seis el ciego Santiago, y ya est muy oscuro. Madre dijo que no demorara. Aguedita, Nativa, Miguel, cuidado con ir por ah, por donde acaban de pasar gangueando sus memorias...

 

   Un hombre pasa con un pan al hombro Un hombre pasa con un pan al hombro de Csar Vallejo   nuevo


En la voz de Claudio Obregn    

primeros versos

Un hombre pasa con un pan al hombro Voy a escribir, despus, sobre mi doble? Otro se sienta, rscase, extrae un piojo de su axila, mtalo Con qu valor hablar del psicoanlisis? Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano Hablar luego de Scrates al mdico...


































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carcter cultural y educativo a travs de la difusin de la poesa iberoamericana.



Copyright 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

202 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas