☰ men
 
palabra virtual

Antologa propia    
    Editora del fonograma:    
    Leutn    
por Rafael Alberti    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Mxico (El indio)


I

Todava ms fino, ms fino,
casi desvanecindose de pura transparencia,
de pura delgadez como el aire del Valle.

Es como el aire.

De pronto, suena a hojas,
suena a seco silencio, a terrible protesta de rboles,
de ramas que prevn los aguaceros.

Es como los aguaceros.

Se apaga como ojo de lagarto que suea,
garra dulce de tigre que se volviera hoja,
lumbre dbil de fsforo al abrirse una puerta.

Es como lumbre.

Lava antigua volcnica rodando,
color de hoyo con ramas que se queman,
tierra impasible al temblor de la tierra.

Es como tierra.


II

Como tierra de cactus y magueyes,
de rganos que edifican verdes templos
con bvedas de aire, con techumbres
limpsimas de aire, sol y agua.


Los caminos se cansan, se desploman
de tanta hundida huella de guarache.
Kilmetros y leguas, derrotados,
abandonan las largas lejanas.

Se sabe, se comprueba que no eres
esa curva montona y sin msculo
que por los anchos muros oficiales
Diego Rivera ofrece a los turistas.

Contra el gringo que compra en tu retrato
tu parada belleza ya en escombros,
prepara tu fusil. No te resignes
a ser postal de un lbum sin objeto.

Que no eres slo el tema de una estrofa,
ni el color complemento del paisaje,
ni ese perro furioso que se tumba,
dcil, despus de herir, al pie del amo.

Eres Mxico antiguo, horror de cumbres
que se asombran batidas por pirmides,
trueno oscuro de selvas observadas
por cien mil ojos lentos de serpientes.

Contra los gachupines que alambican
residuos coloniales por tus venas,
prepara tu fusil. T eres el indio
poblador de la sangre del criollo.

Si l y t sois ya Mxico, ninguno
duerma, trabaje, llore y se despierte
sin saber que una mano lo estrangula,
dividiendo su tierra en dos mitades.




De: 13 bandas y 48 estrellas



RAFAEL ALBERTI






regresar