☰ men
 
palabra virtual

Colaboracin: Beatriz Gerbasi    
    Editora del fonograma:    
    Colaboracin: Beatriz Gerbasi    
por Vicente Gerbasi    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Qu fuego de tiniebla, qu crculo de trueno...


Qu fuego de tiniebla, qu crculo de trueno,
cay sobre tu frente cuando viste esta tierra?
Pasaron costas negras, arbustos inflamados,
barcas con pia, coco, bananas, chirimoyas,
sobre un mar tenebroso con medusas y anmonas.
Y pararon caminos, zamuros, caseros,
y un nio sin parientes pasar por la llanura,
y un vaquero llamando la sombra del ganado.
Una puerta caliente se abri para tu vida.
Te llamaron las aguas con sus lenguas oscuras,
los pjaros con gritos, y animales dolientes
que lloran largamente en el alto follaje.
Y llegaste a la puerta de la casa del brujo,
de cuyo techo cuelgan gruesas hojas moradas,
semillas venenosas, corazones de pjaros.
Y viste la melaza correr en los trapiches.
Y el toro que en la tarde avanza hacia la muerte,
atado a dos caballos,
Y viste la serpiente de agua retorcida,
que en la penumbra ahoga a la vaca sedienta.
Y anduviste de noche entre las mariposas
de luto, que visitan los ranchos tenebrosos,
donde habita la fiebre de labios amarillos.
Y viste danzar llamas, las llamas del Tirano,
seguido por el canto del aguaitacamino,
que avanza, misterioso, junto al paso del hombre.
Y dormiste entre hormigas, araas y escorpiones.
Y grandes flores lilas, con brillos siderales,
se abrieron en tu sueo de encendidos diamantes.



De: Mi padre, el inmigrante, 1945

Colaboracin poema con voz: Beatriz Gerbasi



VICENTE GERBASI






regresar