☰ men
 
palabra virtual

Poesa Contempornea I    
    Editora del fonograma:    
    Alhambra Longman    
por Mara ngeles Herranz    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

La amapola pequea


No es la flor de la luna.
Es la flor de la sangre,
boca roja que grita:
No es el fuego quien arde.

Si en los trigos su herida
se abre y cierra en la tarde,
la amapola pequea
dice siempre: Soy sangre.

Las hormigas horadan
all dentro tu carne,
corazn que ya brota,
por la flor, a este valle.

Si alguien rompe tu tallo,
dulce pecho se abre.
Y es tu voz quien susurra:
La amapola es mi sangre.


De: Dominio del llanto



CONCHA ZARDOYA






regresar