☰ men
 
palabra virtual

Poesa Contempornea I    
    Editora del fonograma:    
    Alhambra Longman    
por Fernando Guilln    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Plegaria


Pido con voz de sangre por mis ojos,
con voz de madre por mis ojos vengo,
con voz crucificada en mis temores
pido, Seor, ms luz: ahora espero.

Oye bajo la hierba un soplo herido,
mi voz, Seor, llorando a ras del suelo;
escucha en el perfume de las rosas
el vaho dolorido con que ruego.

Entra ms en mi entraa, y que te diga
su profunda razn el sentimiento
inabarcable en mi palabra humana;
pregunta a la raz de mi silencio.

El aire est florido de un pregusto
de plenitud que enciende el pensamiento,
y hay un dulzor manado de las cosas
por las que t mieleas sonriendo.

No es hora de cegar, Seor, la aurora;
que van mis alas a su primer vuelo
sobre una creacin ni presentida,
y el hombre que an no soy viene a mi encuentro.

Djame ver, Seor; lo necesito.
No he tenido, Seor, apenas tiempo
de andar con gusto y libertad un poco
por este corazn solar que estreno.

Djame ver el mundo a luz de amores.
Amor alza mis ojos, y al fin veo
con un sentido que no tuvo nunca
vivir mi enamorado entendimiento.

Ayer deb cegar. Tena el gozo
ensombrecido y enlutado el verbo,
y un granizar de penas asolaba
los campos de esperanza a que amanezco.

Ayer deb cegar. Hoy es temprano;
que la gracia alza nidos en mi pecho,
y me he visto en sus ojos, Dios, y he visto.
Mas si ha de ser, sea en sus brazos ciego.


De: Defensa del hombre



RAMN DE GARCIASOL






regresar