☰ men
 
palabra virtual

Gilberto Owen    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico. UNAM    
por Claudio Obregn y scar Chvez    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

El naufragio


Esta maana te sorprendo con el rostro tan desnudo que temblamos;
sin ms que un aire de haber sido y slo estar, ahora,
un aire que te cuelga de los ojos y los dientes,
correveidile colibr, esttico
dentro del halo de su movimiento.
Y no hablas. No hables,
que no tienes ya voz de adivinanza
y acaso te he perdido con saberte,
y acaso ests aqu, de pronto inmvil,
tierra que me acogi de noche nufrago
y que al alba descubro isla desierta y rida;
y me voy por tu orilla, pensativo, y no encuentro
el litoral ni el nombre que te deseaba en la tormenta.

Esta maana me consume en su rescoldo la conciencia de mis llagas;
sin ella no creera en la escalera inaccesible de la noche
ni en su hermoso guardin insobornable:
aqu me hiri su mano, aqu su sueo,
en Emel su sonrisa, en luz su poesa,
su desamor me agobia en tu mirada.
Y luch contra el mar toda la noche,
desde Homero hasta Joseph Conrad,
para llegar a tu rostro desierto
y en su arena leer que nada espere,
que no espere misterio, que no espere.

Con la maana derogaron las estrellas sus seales y sus leyes
y es intil que el cartgrafo dibuje ros secos en la palma de la mano.



GILBERTO OWEN






regresar