☰ men
 
palabra virtual

Grabacin para Palabra Virtual    
    Editora del fonograma:    
    Palabra Virtual    
por Juan Domingo Argelles    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Como el mar que regresa


I

El mar siempre regresa;
sus montaas saladas se alejan,
pero vuelven;
abren las cicatrices de la arena;
rebosan de infinito los ojos que lo miran.

El mar regresa siempre
porque siempre est solo;
vuelve a buscar las playas.
Regresa.
Sabe que te hallar
porque los que estn solos
saben que alguien est siempre esperndolos.


II

El mar no acaba nunca de regresar;
apenas lo has mirado ya se ha ido;
apenas lo has perdido
y ya te encuentra.

Para decirle adis
es necesario no irse nunca;
quedarse junto a l,
frente a frente y sin prisa,
pegar tus labios a su beso hmedo
y sentir que no hay tiempo,
que no hay lugar,
que no hay lmites;
saberlo, y nada ms,
como cuando se ama,
como se afirma uno al ser que ama,
como hace uno razn
la fe,
la dictadura
del amor.


III

En la tumba del mar crecen cofres cerrados,
botellas que nunca han sido abiertas,
canciones olvidadas,
elementos nocturnos que se han perdido.
El mar les da cobijo bajo su frgil cuerpo
y los pone a danzar en la noche
para que se enamoren.
Hay campanas tambin, nombres y huesos,
cartlagos que ya se disolvieron,
elementos del da,
material de los sueos.
Yo me pongo a soar esta materia
para que cuando duerman mis hijos su alegra
vean lo que el amor ha conservado
ms all de la arena y de la ceniza.




JUAN DOMINGO ARGELLES






regresar