☰ men
 
palabra virtual

La flor de lis    
    Editora del fonograma:    
    El cuenco de plata    
por Marosa Di Giorgio    
Pgina web de El Cuenco de Plata    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Al medioda, las speras magnolias...


Al medioda, las speras magnolias y las peras, los topacios con patas y con alas; azucenones, claros, rojos, semiabiertos; la casa de siempre, el patio familiar, parecan el paraso, por el brillo de las ramas, los racimos, las estrellas en las hojas, cuyas figuras de cinco picos se reflejaban por los suelos. Y el beb con sus plumas. No se saba si era nio o era nia. El beb entre las cremas. Blanco, celeste, color rosa. Si era mujer o era hombre. El beb entre sus tules, sus claras y sus yemas, las "coronas de novia".
El deseo estuvo, all, servido.
Era eso, exactamente.
Tocaron las campanas a rebato. Cuando el asesinato, la violacin del beb; la devoracin, la consuncin. Sonaron las campanas a rebato, cuando la visitacin al beb, y todo lo dems.
Las frutas desaparecieron. La casa qued gris, chiquitita. Como antes, ms que antes.
Pas un minuto.
No s si pas un da, pasaron aos.
Y Dios perdon. Se sinti el rumor de sus alas bajando por las uvas.
Dios quem el pecado.
Lo borr.
Lo quem.
Lo dej blanco, como nieve, como espuma.



De: La falena



MAROSA DI GIORGIO






regresar