☰ men
 
palabra virtual

Jos Emilio Pacheco    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico. UNAM    
por Jos Emilio Pacheco    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

De algn tiempo a esta parte


What can I hold you with?
Borges, Two English Poemas


I

Aquestᠠel sol consu nico ojo, labocaescupe fuegoque no se hastade calcinarla eternidad. Aquest como un reyderrotado que mira desde el trono la dispersin de sus vasallos.
Algunasveces, el pobre sol, el heraldo delda quete afrenta y vulnera, se posaba en sucuerpo, decorando de luz todo lo quefue amado.
Hoy se limita a entrar por laventana y te avisa que yahandado las siete y tienes pordelante la expiacinde tu condena: los papeles quesobrenadan en la oficina, lassonrisas que los otros te escupen, la esperanza,el recuerdo y la palabra: tu enemiga, tu muerte, tus races.


II

El daen que cumpliste nueve aos levantaste enla playa un castillo de arena. Susfosos comunicaban con el mar;sus patioshospedaron la reverberacin del sol; susalmenas eran incrustaciones de coral y reflejos.
Una legin de extraos se congreg paraadmirartu obra. Veas sus panzas comidas por el vello, las piernas de las mujeres, mordidas por cruentas noches y deseos.
Saciado de escuchar que tu castillo era perfecto, volviste a casa, lleno de vanidad. Han pasado doce aos desde entonces, y a menudo regresas a la playa, intentas encontrar restos de aquel castillo.
Acusan al flujo y al reflujo de su demolicin. Pero no son culpables lasmareas: t sabes que alguien lo aboli a patadas y que algn da el mar volver a edificarlo.


III

En el ltimo dadel mundo cuando ya no haya infierno, tiempo ni maana dirssunombreincontaminado de cenizas, de perdones y miedo. Su nombre alto y pursimo, como ese roto instante que la trajo a tu lado.


IV

Suena el mar. La antigua lmpara del alba incendia el pecho de las oscuras islas.El gran buque zozobra, anegado de soledad. Y en la escolleraheridapor las horas, de pie, como un minuto abierto, se demora la noche.
Losseres de laplaya tejieron laberintos en el ojo del nufrago, prximo a ser oleaje, fiel rebao del tiempo, alga, litoral verde, muchacha destruida que danza y brilla cuando el sol la visita.


V

De algn tiempo a esta parte, las cosastienen para ti el sabor acre delo que muere y de lo que comienza. spero triunfo de tu misma derrota, vivistecada dacon la coraza de la irrealidad. El ao enfermo tedej en rehenes algunas fechasque te cercan y humillan, algunashoras que novolvern peroque viven su confusin en la memoria.
Comenzastea morir y adarte cuenta de que el misterio no va aextenuarse nunca. El despertar es un bosque de hallazgos, un milagro que recupera lo perdido y que destruye lo ganado.Y el da futuro, unamiseria que te encuentra solo, inventando y puliendo tus palabras.
Caminasyprosigues y atraviesas tuhistoria. Mrateextrao y solo, de algn tiempo a esta parte.


De: Los elementos de la noche (1958-1962)



JOS EMILIO PACHECO






regresar