☰ men
 
palabra virtual

Colaboracin: Juan de Maynake    
    Editora del fonograma:    
    BcnPoetas    
por Antonio Reyna    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

El embargo


Seol jues, pasi ust ms alanti
y que entrin tos esos,
no le d a ust ansia
no le d a ust mieo...

Si vens antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. Pero ya s′ha muerto!

Embargal, embargal los avos,
que aqu no hay dinero:
lo he gastao en comas pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me est sobrando,
ya me est gediendo!

Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavs en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro...

Jerramientas, que no quedi una!
Ya pa qu las quiero?
Si tuvi que ganalo pa ella,
cualisqui me quitaba a m eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavs en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro...

Pero a vel, seol jues: cuidato
si alguno de sos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s′ha muerto:
la camita ondi yo la he quero
cuando dambos estbamos genos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una nochi muerto!

Seol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aqu lo jinco
delanti ust mesmo!
Llevisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo...
y me gelin, me gelin a ella
ca ves que las gelo!...



De: Extremeas (1902)



JOS MARA GABRIEL Y GALN






regresar