sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter
Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal







El artista (II)
de Oscar Oliva

palabra virtual


Trabajo Ilegal

    
    Editora del fonograma:
    Voz Viva de México. UNAM

por Oscar Oliva    
  


El artista (II)


Me he inclinado
                        desde fuera
a mirar este libro
                         ya concluido.
¿Qué es lo que veo? ¿Qué es lo que he dado?
Señales.
Señales que me rodean,
                                     me muerden,
                                                          me injurian.

Estoy como Velázquez,
fuera de la pintura,
odiando.

Y no me encuentro delante de las cosas sino dentro.

Ver duele.
Imágenes.
Ahora doy vueltas a la última página y desaparezco.
No me busquen.
He roto el estado de sitio en que me encontraba.
Nubes en manada se alejan de mí.
Es como si naciera de nuevo.
                                            Pataleo, chillando.
                                            Tirado en un petate.
Estoy empapado de orín y lleno de mierda hasta el cuello.
Tengo hambre.

Frente al manuscrito que acabo de terminar,
descubro texturas que no he matizado,
tinieblas que hay que aclarar,
cuentas que ha quedado pendientes.

Don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez
se levanta de su asiento,
donde me ha estado viendo todo este
tiempo, y se despide mí.
Abre una puerta que no había notado antes,
en el centro del cuadro,
y desaparece.
                      Adiós.
                                Empieza amanecer.
El día entra por un resquicio
y esto no me sorprende,
                                     como otras veces.

Mi mujer se acerca a mí,
y me besa la cabeza.
¿Has terminado? No sé. ¿He terminado?
Su mirada de amante trastorna hasta el poema.

Por fortuna no sé cómo escribir los últimos renglones.
Nada se me ocurre.
Vamos a ver:
                      Tus cabellos son la desnudez.
No está mal. ¿Pero no he leído esto en alguna parte?

Me estiro. Me froto los ojos.  ¿Es todavía mañana?
                                          ¿Es todavía la mañana?
                                          ¿Quieres almorzar?



De: Trabajo ilegal



OSCAR OLIVA


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 





























Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

204 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas