site
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

sguenos en twitter     sguenos en fcebook     fonoteca literaria   nuevo



un caracol ya basta
de Hctor Rosales

palabra virtual

Barcelona al sur    
    Editora del fonograma:    
    Montebarna Ediciones    
por Hctor Rosales    
Arreglos y guitarra: Fernando Cabrera    
Pgina web de Hctor Rosales    
  

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

un caracol ya basta


A Julio Ricci


un caracol ya basta
para contagiar de lentitud el tallo
por el que viaja
y adems
expandir su influencia paulatina
en ramas hojas corolas
la planta toda

hay situaciones en que
por rostro de extrao viandante
hallamos un rictus forzado atajando
el malestar que pugnaba declararse

y el aire
que conoce los disfraces sumamente
absorbe esa reaccin de excusada delincuencia
y la trasmite a las golosinas
los postes los monumentos las azoteas
la tarde entera

qu fcil entonces
la tristeza

un caracol ya basta



(De Habitantes del grito incompleto, Ed. Trilce, Montevideo 1992)

Poema proporcionado por el autor



HCTOR ROSALES





PGINA DEDICADA A HCTOR ROSALES EN PALABRA VIRTUAL



PALABRACAIDISTA   NUEVO





LIBROS EN PDF DE HCTOR ROSALES EN PALABRA VIRTUAL



 
  Desvuelo   
 

 
  Cuatro postales de Suecia (plaquette)   
 

 
  Visiones y agonas   
 

 
  Doce epigramas a mano (plaquette)   nuevo
 

 
  Cuatro poemas inditos (plaquette)   nuevo
 





regresar




































Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos, libros y manuscritos presentados en este portal son propiedad de su autor o herederos o titulares de los mismos. El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carcter cultural y educativo a travs de la difusin de la poesa iberoamericana.



Copyright 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

205 visitantes activos en este momento



           visitas nicas