site
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter     síguenos en fcebook     fonoteca literaria   nuevo



Cántico espiritual
de Emilio Oribe

palabra virtual


El poeta uruguayo Emilio Oribe lee su poemas    

    Editora del fonograma:    
    Archivo de la Palabra de Radio Universidad Nacional de La Plata    
por Emilio Oribe    
  

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Cántico espiritual


I
¿Quién creó el fundamento, el verbo sacro
del existir? ¿La luz del mal o del bien?
¿El inicio y final del simulacro?
¿Quién hizo que yo busque siempre el Quién?


II

Una vez en la noche, Ella, a mi lado,
con voz tenue, al morir las horas bellas,
los dos frente a un gran círculo dorado,
me preguntó: ¿Quién hizo las estrellas?

Más tarde, con el tiempo, otra a mi lado,
y trémulos los dos de amor diverso,
confundiendo lo ideal con lo creado,
me preguntó: ¿Quién hizo el universo?

Hacia el amanecer, otra a mi lado,
desde el balcón, después de largas horas
de amor, ella turbada y yo cansado,
me preguntó: ¿Quién hizo las auroras?


III

Bajo luna, en la torre de una cumbre
unos ojos, tras húmedas pestañas,
me hundieron en tenaz incertidumbre
preguntando: ¿Quién hizo estas montañas?

Otra vez, junto al mar convulso y grave,
Ella u Otra, enturbió mi amor suspenso,
al preguntarme con temor de ave:
¿Quién hizo el mar inmenso?

Y otra, mientras estábamos mirando
los jardines, los mundos, los umbrales
de una ciudad, vino ante mí temblando:
Amor mío: ¿Quién hizo a los mortales?

IV

Alguna que agotó sabiduría
y fue en mi amor beldad, luz y portento,
pues la idea en el canto fue poesía,
me interrogó: ¿Quién hizo el pensamiento?

Al morir de un otoño y separarnos
por mucho tiempo, aún mi oído alcanza
a escucharla, entre llanto, al alejarnos:
Amor mío: ¿Quién hizo la esperanza?

Y las mismas, u otras, en instantes
en que el amor tornábase tormento,
o un gran éxtasis era, y más que antes,
preguntaron: ¿Quién hizo el sufrimiento?


V

Dónde el temblor de aquella voz distante,
que al beber con la boca estremecida
las sombras de lo eterno y del instante,
me preguntó: ¿Quién hizo que haya Vida?

Y cuándo, y bajo qué estupor profundo
del morir, o en qué abismo y de qué suerte
escuché, y en qué límites del mundo:
Amor mío: ¿Quién hizo que haya Muerte?


VI

¿Hallé así el Fundamento, el Verbo sacro
del existir, la luz del mal o el bien?
¿El inicio y final del simulacro?
¿El esplendor y el cántico del Quién?



De: Ars Magna



EMILIO ORIBE


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.





regresar




































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.



           visitas únicas