☰ men
 
palabra virtual

F(l)echas en la noche y otros poemas    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico    
por Jorge Fernndez Granados    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

La perfumista


Urna de otras reliquias
ante la babilonia de cristal de los estantes
olisca el seco olor del palisandro, la resina
de estoraque (Venus)
o el aroma lunar de la alhucema.

En las alturas habitadas por el polvo
ubica, con orientacin de pjaro, los sitios
migratorios de los frascos:
el mbar gris junto al pebete
y la sortija de durazno del almizcle,
el emoliente de la mirra, la cananga
siamesa que no conoce el fro, el cinamomo,
la perezosa goma del glbano, el aura de la algalia
y la aromosa Quo de trementina.

Su anciano cuerpo de nao
navega los no muchos
metros cuadrados del negocio
en donde devan una vida de vahos.

Humecta el heliotropo, el rayado
corazn del opopnax, fija el aceite
de lilas sumisas, glicinas, rododendros,
el caminante jazmn (lavndula, retama).
Lquidas querencias que sahman
un instante el aire
con un destello o un enigma
en las narices de los legos.

Ella sonre (ojos bilinges) satisfecha
del uso y del atisbo y del aviso
que su olfato le argumenta. Reconoce
a tiempo, como nadie,
cada temperamento
del planeta de las rosas o aquel dragn
de la gardenia.

(Algn da la busqu en su biblioteca de espritus. Yo quera hallar uno. Tuvo conmigo la paciencia de una pitonisa: probaba, negaba, mezclaba y volva a probar. Dimos por fin con la sntesis, la sintona del perfume que mi memoria fij aos atrs en la imagen de una muchacha en la playa a medianoche con los labios en un verso de Lorca: y que el mar record de pronto! los nombres de todos sus ahogados. Sal de ah con un frasquito. Ella tena ese lugar de m en un rincn de sus vitrinas.)

Clidamente sus muecas
son un matraz
de enfrascados universos
que frota y airea para regocijar las aletas
de su nariz octogenaria.

Cajas, etiquetas que
ella dictamina con el catlogo de un gusto
desconocidamente enciclopdico
mientras afina el pianoforte de
una armona aromtica.

Puede que exista casi un siglo de ciencia
en esa silla. Por lo menos la esencial
de los detalles.



De: Los hbitos de la ceniza



JORGE FERNNDEZ GRANADOS






regresar