☰ men
 
palabra virtual

F(l)echas en la noche y otros poemas    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico    
por Jorge Fernndez Granados    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Soledad


Nada va a salvarnos.
Ni el amor, ni la fe, ni la palabra.
Nada va a saber que fuimos tantos
embarcados en el haz de la ternura,
angustiados y desnudos,
errantes y remotos.

Nadie hablar por nadie.
A cada quien se le rompe el alma
con sus propios das mal escritos
o se le seca la espiga del mundo
cuando apenas la roza con sus manos.

Nadie va a defendernos
de la querella del silencio
ni a amarrarnos el nudo de la vida
o de los zapatos. Nadie
va a lavarnos la sombra del corazn
con el agua del sueo o del cario
para aliviarnos del rudo, misterioso animal
que carga nuestro nombre por el mundo.

Nadie va a mirarnos rodar en la ceniza
(somos incompetentes para la eternidad).
Nadie buscar los sitios
donde trazamos el alma alguna noche
con el posedo pulso del amor.
No quedar tal lugar.
No quedarn los aromas ni los das ni los ecos.

No tenemos tiempo de saberlo todo ni de amarlo todo.
Nadie fabrica el pan de lo divino.
Hemos jurado tantos nombres en vano.
y hemos cado alguna noche de rodillas
cerrando los ojos
porque el silencio fue la nica oracin
que guardaron nuestros labios,
pero no bast para decirle a dios
que estamos solos.

Solos frente a la primera lluvia
de una infancia de aguaceros,
solos ante los trenes negros de una interminable madrugada,
solos bajo la sombra del oyamel
que perfum las manos de la abuela
en una helada montaa donde aprendieron nuestros pies a caminar,
solos junto al grito de dolor de los que se aman,
y en el instante inconfundible de la gracia o la verdad
solos junto al fruto
de ese cuerpo que amanece en nuestros brazos.

Nadie va a salvarnos
de morir siempre a destiempo
prematura o viejamente agradecidos de lo simple,
aguerridamente tristes, y juntos, en la muerte.

Nadie va a salvarnos.
Nadie va a saber que lo sabemos.



De: El arcngel ebrio



JORGE FERNNDEZ GRANADOS






regresar