☰ menú
 

La hermana presentida


Está cerca y distante, acompañada y sola
yo la siento en mi vida desde que fui pequeño;
es sangre, flor y espuma, es ella espiga y sueño
que se hace y se deshace como en el mar, la ola.

Hermana presentida, madreselva, amapola
y trébol de cuatro hojas de nuestro vano empeño
por alcanzar la dicha mientras nos llega el sueño
de la muerte que intenta quitarnos su aureola.

Es mujer y poesía, es periferia y centro
que un día la sorprende con su mágico encuentro,
plaza en la que coinciden estrellas, tierra y mar...

Por eso yo la busco apasionadamente
porque ella es en mi vida la mujer transparente
la que a veces nos hace sonreír y llorar.



De: La mujer transparente



JESÚS FLORES AGUIRRE






regresar