☰ menú
 

La joven flor platónica


Disgregada en las rosas del sueño y del olvido,
con espinas de acero que enrojeció la historia,
replegada en las íntimas rosas de la memoria,
la rosa es una rosa para cada sentido.

Leve esfera de pétalos que en frágil fuego asoma,
luz que una mano copia con matiz exacto,
fresca rosa de seda que fluye bajo el tacto,
densa rosa de almíbar, tenue rosa de aroma.

En cada puerta el ángel de un deleite distinto,
imaginario alcázar, cristal y laberinto,
melodiosa en los labios y en las letras cautiva.

Esfera multiforme, llama de amor violenta,
ayúdame a ser Uno, bajo este sol que inventa
una rosa de sombra junto a la rosa viva.



De:  La luna del dragón



WILLIAM OSPINA






regresar