☰ men
 
palabra virtual

Toms Segovia    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico. UNAM    
por Toms Segovia    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Tus ojos sern de pronto los ojos del dios mismo...


Tus ojos sern de pronto los ojos del dios mismo, inmensos, abiertos en plena llamarada, inapelables. Detrs de tu ternura tan contigua ver asomar su divino despotismo, t estars escuchndome en el tiempo pero l en tu otra orilla har a un lado con airosa mano mis palabras. No quieras intentar, t la fraterna, t la toda-humana, ocultar a los ojos del dios en qu te falto, todo lo har all visible el fulgor de su espada deslumbrante en cuyo filo l establece la balanza. No nos permitir ignorar si pudo mi metal ser un platillo puro y si supe encontrar el denso ncleo donde pesas entera, y l mismo se har t para ser contigo pesado en mi pesada. No atenes tus ojos en los que el dios me mira, eres su presa, ha hecho de ti su invencible exigencia. Tengo que desnudarme porque t resplandeces. Y porque eres de carne enumerar mi hueso, y porque una yugular de amor te tiene viva tengo que resistir al enigma inhumano, cuando el abismo en el rostro del dios sonre, y no temblar cuando me fuerce a proclamar mi pertenencia al linaje huracanado de la dicha, y recibir en pie de su tizn el goce que borra mis refugios.



6 de la serie: Algunas piedras de un collar del dios



TOMS SEGOVIA






regresar