☰ menú
 

La sexagésima segunda


que está desnudo
que anda a saltos
que ruge
gime
brama

las órbitas de sus ojos
se han abierto hacia atrás hasta fundirse

que ha sido espejo de dones y crisol de fantasías

el cabello le nace como una fuente negra y hosca
que tira al derredor palabras sucias
y en horas que los demás duermen
él
con las uñas crecidas
rasga el velo
y aúlla

masca las amargas hierbas y los hierros amargos

en su torno un círculo lo guarda de llamas refulgentes
y allí se ha puesto
a ser

porque otra cosa no le ocurre que estas sin ser
y ya no aguanta



De: Causa de vida



ALEJANDRO AURA






regresar