☰ menú
 

Nana


Mar, aunque soy hijo tuyo,
quiero decirte: ¡Hija mía!
Y llamarte, al arrullarte:
Marecita
—madrecita—,
¡marecita de mi sangre!



De: Marinero en tierra



RAFAEL ALBERTI






regresar