☰ men
 
palabra virtual

Platero y yo    
    Editora del fonograma:    
    KITARA    
por Laura Castanedo    
Msica: Mario Castelnuovo-Tedesco Arreglos y guitarra: Alberto Ubach    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

La muerte


Encontr a Platero echado en su cama de paja, blandos los ojos y tristes. Fui a l, lo acarici hablndole, y quise que se levantara.

El pobre se removi todo bruscamente, y dej una mano arrodillada... No poda.... Entonces le tend su mano en el suelo, lo acarici de nuevo con ternura, y mand venir a su mdico.

El viejo Darbn, as que lo hubo visto, sumi la enorme boca desdentada hasta la nuca y meci sobre el pecho la cabeza congestionada, igual que un pndulo.

Nada bueno, eh?

No s que contest... Que el infeliz se iba... Nada... Que un dolor... Que no s qu raz mala... La tierra, entre la yerba... medioda, Platero estaba muerto. La barriguilla de algodn se le haba hinchado como el mundo, y sus patas, rgidas y descoloridas, se elevaban al cielo. Pareca su pelo rizoso ese pelo de estopa apolillada de las muecas viejas, que se cae, al pasarle la mano, en una polvorienta tristeza...

Por la cuadra en silencio, encendindose cada vez que pasaba por el rayo de sol de la ventanilla, revolaba una bella mariposa de tres colores...




(CXXXII) De: Platero y yo



JUAN RAMN JIMNEZ






regresar