sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter
Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal







Franz Kafka
de William Ospina

palabra virtual

    Este poema forma parte del acervo
    de la audiovideoteca de Palabra Virtual


    30 años. Madres coraje
    
    Editora del videograma:
    TEA Imagen


por William Ospina    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz    
Página web de TEA Imagen    
  


Franz Kafka


          Padre, le digo, dame tres granos de cebada para despertar al
durmiente.
          Pero mi padre no responde:
          es un enorme jinete de bronce, alto sobre colinas y sinagogas.
          Madre, le digo, aparta tanta niebla,
          muéstrame un rostro dulce, del que broten palabras ingenuas.
          Pero ella se ha perdido por los callejones de piedra
          y sólo encuentro en el espejo sus ojos inmensos.
          Abuelo, digo entonces, ya no luches más con el ángel,
          ven a contarme historias junto al niego, mientras se hiela el Elba.
          Pero el viejo me mira con ojos ausentes, y comprendo
          que no es éste mi abuelo sino un viejo gitano que quiere venderme
un recuerdo.
          Hermana, bella hermana, le digo,
          toma mi mano que está oscuro en esta casa inmensa.
          Pero a mi lado pasa una condesa polaca monumental y arrogante
          y se escucha un violín, y se cierra una puerta.
          Hermano, digo, qué bello cabalgas sobre el potro de madera y
de laca,
          ¿hacia dónde nos llevan estas tardes inciertas?
          Pero él es sólo una imagen, una gris fotografía en mis nimios,
          y a lo lejos, atroces, los cañones resuenan.
          Goethe, le digo, cántame una canción romana,
          haz que yo sienta en mi corazón esta antigua tristeza.
          Pero la tumba calla y sobre ella vuelan grises palomas
          y no puedo abrir este libro porque sus páginas son de ceniza.
          Milena, digo luego, tal vez tú puedas finalmente salvarme,
dime que soy de carne y de sangre, que esto que me atenaza es un deseo
          Pero ella se afantasma entre miles de seres escuálidos
          y apenas si percibo dos llamas que se apagan muy lejos.

          ¿Entonces es delirio todo esto? ¿A quién puedo llamar que me
salve?
          Su reino es de este mundo. Todos están aceptados y absueltos.
          Son demasiado humanos, son demasiado justos,
          y yo no logro hablarles con mi estruendo de élitros.
          y no aprendí a cruzar las puertas,
          y no sé defenderme.

          Si ves dos grises ojos de gato en la gótica noche de Praga
          comprenderás que temo morir si me duermo.
          Si oyes una canción en la gótica noche de Praga
          comprenderás que intento saber dónde me encuentro.
          Si oyes un corazón en la gótica noche de Praga
          comprenderás quién sostiene todo este sueño.



Selección: Eduardo Milán y Ernesto Lumbreras



WILLIAM OSPINA




regresar a la página anterior 





























Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

166 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas