☰ menú
 


        50 últimos poemas en audios

 

   Verano en la ciudad Verano en la ciudad  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Los árboles nocturnos crecen de pronto sobre nuestros pasos. Cuando la luz descubre su presencia los desnuda y los puebla de voces las voces de la noche y sus amores. El agua juega entonces con el agua y regresa a sí misma como un amor de siempre que retorna o un estremecimiento recobrado...

 

   Presencia de las islas Presencia de las islas  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Como un cortejo cabalgando a solas surgen de la niebla. ¿Quién alimenta su esplendor que ninguna tempestad oculta? De las islas sube algo parecido al deseo. Casa viviente en el marlas islas animales fantásticos esperan su alimento de frutos silvestres su ración de ostras...

 

   Petrópolis bajo la niebla Petrópolis bajo la niebla de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Porque no era válido salir a buscar el fuego del mar detuvimos los pasos frente a la tarde campana llamando golpeando a las puertas de la ciudad abierta que aguardaba nuestra llegada en su vaivén de niebla. El sol deshecho del día atravesaba las palabras del descubrimiento de las primeras hortensias...

 

   Para nombrar a España con amor Para nombrar a España con amor  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

País que venías a mi encuentro sin sospecharlo(¿o era yo la que caminaba hacia ti?) que estuvo siempre detrás del mar, con su aliento de sal y el deseo de la primera golondrina. Es posible que un día me reconozca en ti, en tu olor de semillas, en tus flores recién cortadas...

 

   La ciudad inocente La ciudad inocente  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Ciudad antropófaga ¿por qué caminas en nosotros y te mueves como una bestia que la sombra confunde? Te desperezas en todos los habitantes que te identifican en esa cierta debilidad por el otoño, hábilmente disimulada. Nada puedes hacer cuando te derriban el último sueño...

 

   Ulises Ulises de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Ese color le sienta a tu estatura a tu forma de hablar y de mirarme. Navega un barco en la acera de enfrente. El tiempo detiene sus velas y tu llegas náufrago a mis brazos. Solemos pasar el tiempo contando las gaviotas. Hacemos el amor como los peces. Otra sirena te llama, pero tú no la escuchas...

 

   Irrealidad Irrealidad de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Nada es real el amor está detrás de cualquier puerta (¿pero cuál?) desconocido al que estuve a punto de hallar tantas veces sin conseguirlo. La mitad de mi vida lo he intentado. Nada es real mundo que se construye como una garra del sueño higo inmaduro soledad sola dicha dicha repetida...

 

   Neblilúnea Neblilúnea  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Sabías que una muchacha desnuda canta como una botella que se arroja al mar? ¿Lo sabías? Escúchame cantar como a un árbol lacustre en el centro de Neblilúnea. A la orilla de tu sangre, en tu terrestre compañía. Neblilúnea, la ciudad descubierta por nosotros conoce tu pasado y el mío...

 

   Para quien pretenda conocer a un poeta Para quien pretenda conocer a un poeta de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Es difícil conocer el corazón de un poeta. A primera vista resulta fácil doblegarlo por la vanidad, ensalzarle y hasta aprenderse de memoria unas cuantas líneas suyas. Caminar a su lado y sostener el mar con la mirada, hablar de ciudades irreales, adivinar su amor y sus costumbres, su vida cotidiana...

 

   Canciones para el celebrante Canciones para el celebrante de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Espléndido animal, óyete resonar por la noche como un tren que conoce el lugar de su destino. No preguntes a nadie cuál es el sitio. Para el que indaga no está reservada la respuesta. ¿Quién, celebrante, se atrevería a ponerse el olor del mar, la túnica de los desaparecidos?...

 

   El primer animal El primer animal de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Soy un torpe animal melancólico que a veces se alegra de la lluvia o la niebla y mira pasar sus piernas en ocasiones extrañas dentro de su cuerpo mientras gusta de encender la noche con el fruto de sus lamentaciones y de vez en cuando como un alto nombramiento conferido desde la infancia ama...

 

   Palabras al amigo solitario Palabras al amigo solitario de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

He aquí que estás y vives y nada es suficiente. Un algo insoportable te domina y la ciudad no cabe ya en tus manos. Se te sube a la espalda, regresa a tus zapatos. Y piensas en el hijo que no tienes, en la mujer amada que le falta a tu noche cada día. Aquí estás, dividido, doliéndote esa inconforme sangre...

 

   Colibrí 50 Colibrí 50  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

No transcurre el tiempo cuando la soledad del hombre está desierta los actos cotidianos nos sitian estrellas como estatuas apagadas velan nuestro silencio Acaso el roce de la música suscita un movimiento un gesto un pequeño deseo El aire quema en ocasiones nos sofoca su aliento bestial en los oídos...

 

   Esbozo para empezar un amor Esbozo para empezar un amor  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Certero, como el que apunta al corazón dorado de la uva te aposentas en mí. Preciso como el aire de junio, la infatigable luz que se adormece en la tarde o el grito del flamenco desplazando inútiles ocasos. Por ti salgo a encender la pira de los sueños y a cosechar gardenias imposibles...

 

   Los locos Los locos de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Los he visto de cerca, solemnes y magníficos, poniéndose su cuerpo cada día mientras les duele el cráneo desvestido. Los he visto en la tierra, azotándose, gusanitos de Dios sin esperanza. Colgados de la vida, con su domingo a cuestas que tarda en regresar una semana...

 

   La orfandad del sueño La orfandad del sueño  de Thelma Nava

   Thelma Nava
      En la voz de Thelma Nava    
primeros versos

Regreso de los sueños que se inclinan cada noche a recoger violetas. De tardes que se juran la lluvia a perpetuidad. De palomas que se adelantan a los acontecimientos. Regreso porque es preciso convencerse y mirar que los atardeceres cambian siempre de sitio y la lluvia no solamente se detiene en los labios...

 

   Pasaje de la estrella fugaz Pasaje de la estrella fugaz de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Si ese pasado volando desde distintos puntos de partida llegase a serenísimo vals si pudieran acordarse la fascinación del fragmento el golpe de la montaña mágica las fulminantes azoteas en el triunfo de las tribulaciones la gota de laúd y luego noches descubrimientos fines todo el torrente de las desposadas...

 

   Fortuna Fortuna  de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Por años, disfrutar del error y de su enmienda, haber podido hablar, caminar libre, no existir mutilada, no entrar o sí en iglesias, leer, oír la música querida, ser en la noche un ser como en el día. No ser casada en un negocio, medida en cabras, sufrir gobierno de parientes o legal lapidación...

 

   Cuadro Cuadro  de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Construimos el orden de la mesa, el follaje de la ilusión, un festín de luces y sombras, la apariencia del viaje en la inmovilidad. Tensamos un blanco campo para que en él esplendan las reverberaciones del pensamiento en torno del icono naciente...

 

   Exilios Exilios de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Están aquí y allá: de paso, en ningún lado. Cada horizonte: donde un ascua atrae. Podrían ir hacia cualquier fisura. No hay brújula ni voces. Cruzan desiertos que el bravo sol o que la helada queman y campos infinitos sin el límite que los vuelve reales, que los haría de solidez y pasto...

 

   Reunión Reunión de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Érase un bosque de palabras, una emboscada lluvia de palabras, una vociferante o tácita convención de palabras, un musgo delicioso susurrante, un estrépito tenue, un oral arcoíris de posibles oh leves leves disidencias leves, érase el pro y el contra, el sí y el no, multiplicados árboles con voz en cada una de sus hojas...

 

   Renacentista Renacentista  de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Aún sigue siendo así: icáricos, caedizos y respectivo mar uno del otro. Desde las barcas y las plantaciones trasmiten partes de rescoldo último, doblan señales de pasión y muerte los exentos, y fervorosamente huyen del aire altivo de la quema. Los que allá siguen gravitando...

 

   Verano Verano   de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Todo es azul, lo que no es verde y arde, I.N.R.I. igne natura renovatur integra en este aceite grave del verano; cae el que pesa el vuelo de los pájaros y blasfema del pájaro sin vuelo, cae la excrecencia verbal = la agorería = el trofeo, la joya sobre la vieja piel de siempre...

 

   Trastienda Trastienda   de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Cielos veloces de Montevideo, estratos de oro y de laurel, halados por la más alta red, tibios lilas lentísimos cocientes de su luz multiplicada, pasan y nos envuelven y nos entretenemos con su gracia, como una mano juega entre arenas que guardan la eternidad en la que no pensamos...

 

   En Quevedo En Quevedo   de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Un día se sube del polo al ecuador se baja de los plumones de paraíso a la artesa de sangre donde cae la cuenta más certera por quedarse excavando en Quevedo querube de odios nítidos luciferinos bríos cómodo en las cuatro postrimerías del hombre muerte juicio infierno gloria...

 

   Zoon politikon Zoon politikon de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Quisieras escribir al margen de combustiones y escalofríos, malezas que ametrallan y testimonios del fracaso de toda magia, remediando azogues roídos para que del otro lado del espejo se llegue a los jardines sin tormenta ni astucia, donde el té circular y los amigos íntimos lejanos...

 

   Residua Residua de Ida Vitale

   Ida Vitale
      En la voz de Ida Vitale    
primeros versos

Corta la vida o larga, todo lo que vivimos se reduce a un gris residuo en la memoria. De los antiguos viajes quedan las enigmáticas monedas que pretenden valores falsos. De la memoria sólo sube un vago polvo y un perfume. ¿Acaso sea la poesía?...

 

   El secreto El secreto de Ana Rossetti

   Ana Rossetti
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Pero yo cierro los ojos. Siempre cierro mis ojos. La madrugada huele a borrachera. Pero yo cierro los ojos. Turbio aliento que alcanza mi mejilla. Pero yo cierro los ojos. Se levanta el borde de la sábana. Pero yo cierro los ojos. El hielo se me entra en el costado. Pero yo cierro los ojos...

 

   Tabaquería Tabaquería de Fernando Pessoa

   Fernando Pessoa
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada. Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo. Ventanas de mi cuarto, cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién son (y si lo supiesen, ¿qué sabrían?) Ventanas que dan al misterio de una calle...

 

   Ese gran simulacro Ese gran simulacro de Mario Benedetti

   Mario Benedetti
      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Cada vez que nos dan clases de amnesia como si nunca hubieran existido los combustibles ojos del alma o los labios de la pena huérfana cada vez que nos dan clases de amnesia y nos conminan a borrar la ebriedad del sufrimiento me convenzo de que mi región no es la farándula de otros...

 

   Trueque Trueque de Mario Benedetti

   Mario Benedetti
      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Me das tu cuerpo patria y yo te doy mi río tú noches de tu aroma / yo mis viejos acechos tú sangre de tus labios / yo manos de alfarero tú el césped de tu vértice / yo mi pobre ciprés me das tu corazón ese verdugo y yo te doy mi calma esa mentira tú el vuelo de tus ojos...

 

   A estas horas, aquí A estas horas, aquí  de Jaime Sabines

   Jaime Sabines
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Habría que bailar ese danzón que tocan en el cabaret de abajo, dejar mi cuarto encerrado y bajar a bailar entre borrachos. Uno es un tonto en una cama acostado, sin mujer, aburrido, pensando, sólo pensando. No tengo hambre de amor , pero no quiero pasar todas las noches embrocado mirándome los brazos...

 

   Una querencia tengo por tu acento,.. Una querencia tengo por tu acento,.. de Miguel Hernández

   Miguel Hernández
      En la voz de Conchita Fernández    
primeros versos

Una querencia tengo por tu acento, una apetencia por tu compañía y una dolencia de melancolía por la ausencia del aire de tu viento. Paciencia necesita mi tormento, urgencia de tu garza galanía, tu clemencia solar mi helado día, tu asistencia la herida en que lo cuento...

 

   Cronos Cronos de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

En Santiago de Chile Los días son interminablemente largos: Varias eternidades en un día. Nos desplazamos a lomo de mula Como los vendedores de cochayuyo: Se bosteza. Se vuelve a bostezar...

 

   Es olvido Es olvido de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Juro que no recuerdo ni su nombre, Mas moriré llamándola María, No por simple capricho de poeta: Por su aspecto de plaza de provincia. ¡Tiempos aquellos!, yo un espantapájaros, Ella una joven pálida y sombría. Al volver una tarde del Liceo Supe de la su muerte inmerecida, Nueva...

 

   Cambios de nombre Cambios de nombre de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

A los amantes de las bellas letras Hago llegar mis mejores deseos Voy a cambiar de nombre a algunas cosas. Mi posición es ésta: El poeta no cumple su palabra Si no cambia los nombres de las cosas. ¿Con qué razón el sol Ha de seguir llamándose sol? ¡Pido que se llame Micifuz..-

 

   No creo en la vía pacífica No creo en la vía pacífica de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

no creo en la vía violenta me gustaría creer en algo pero no creo creer es creer en Dios lo único que yo hago es encogerme de hombros perdónenme la franqueza no creo ni en la Vía Láctea...

 

   Coplas del vino Coplas del vino de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Nervioso, pero sin duelo a toda la concurrencia por la mala voz suplico perdón y condescendencia. Con mi cara de ataúd y mis mariposas viejas yo también me hago presente en esta solemne fiesta. ¿Hay algo, pregunto yo más noble que una botella de vino bien conversado entre dos almas gemelas?...

 

   Hay un día feliz Hay un día feliz  de Nicanor Parra

   Nicanor Parra
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

A recorrer me dediqué esta tarde Las solitarias calles de mi aldea Acompañado por el buen crepúsculo Que es el único amigo que me queda. Todo está como entonces, el otoño Y su difusa lámpara de niebla, Sólo que el tiempo lo ha invadido todo Con su pálido manto de tristeza...

 

   Lo pregunto Lo pregunto  de Nezahualcóyotl

   Nezahualcóyotl
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se quiebra, aunque sea de oro se rompe, aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí...

 

   Me siento fuera de sentido... Me siento fuera de sentido... de Nezahualcóyotl

   Nezahualcóyotl
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Me siento fuera de sentido, lloro, me aflijo, cuando pienso, digo y recuerdo: ¡Oh, si nunca yo muriera, oh, si nunca desapareciera! ¡Allá donde no hay muerte, allá donde se alcanza la victoria, que allá yo fuera! ¡Oh, si nunca yo muriera, oh, si nunca desapareciera...

 

   Cuerpo a la vista Cuerpo a la vista de Octavio Paz

   Octavio Paz
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Y las sombras se abrieron otra vez y mostraron un cuerpo: tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar, tu boca y la blanca disciplina de sus dientes caníbales, prisioneros en llamas, tu piel de pan apenas dorado y tus ojos de azúcar quemada, sitios en donde el tiempo no transcurre...

 

   Amor condusse noi ad una morte Amor condusse noi ad una morte de Xavier Villaurrutia

   Xavier Villaurrutia
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Amar es una angustia, una pregunta, una suspensa y luminosa duda; es un querer saber todo lo tuyo y a la vez un temor de al fin saberlo. Amar es reconstruir, cuando te alejas, tus pasos, tus silencios, tus palabras, y pretender seguir tu pensamiento cuando a mi lado, al fin inmóvil, callas...

 

   Credo Credo de Ricardo López Méndez

   Ricardo López Méndez
      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

México, creo en ti, Como en el vértice de un juramento. Tú hueles a tragedia, tierra mía, Y sin embargo, ríes demasiado, A caso porque sabes que la risa Es la envoltura de un dolor callado.México, creo en ti, Sin que te represente en una forma Porque te llevo dentro, sin que sepa Lo que tú eres en mí...

 

   Las coplas del Gran Conserje Pedro Las coplas del Gran Conserje Pedro de León Felipe

   León Felipe
      En la voz de León Felipe    
primeros versos

Y para hacer más corta la jornada ahora cantaremos en coro, y cantaremos las coplas del Gran Conserje Pedro. Yo llevare la voz cantante y vosotros el estribillo con lúgubre ritmo de allegretto. (Copla) Vino la guerra. Y para hacer obuses y torpedos los soldados iban recogiendo todos los hierros viejos de la ciudad...

 

   Noche múltiple Noche múltiple de Carmen Alardín

   Carmen Alardín
      En la voz de Carmen Alardín    
primeros versos

Un jueves de noviembre nacimos a la noche después de haber dormido tantas veces en la diurna matriz de los presagios. Nos quedamos desnudos en la calle y escudados tras las rosas del Pekín imperial. resistimos a ciegas los lamentos del Bowery. Un jueves de noviembre desligamos del tiempo los frutos...

 

   Representación Representación  de Carmen Alardín

   Carmen Alardín
      En la voz de Carmen Alardín    
primeros versos

Recreo una vida que se parece a otras una vida insaciable de controles remotos de escenarios difusos tratando de encontrar la punta de los hilos que se quedaron sueltos. Alguien grita y difiere del ritmo y de la letra representa una vida sin saberme los guiones...

 

   Noche proteica Noche proteica    de Carmen Alardín

   Carmen Alardín
      En la voz de Carmen Alardín    
primeros versos

Cada hora vendrá un hombre distinto. Llegará con la voz distorsionada por el zureo de las aves y ensayará el papel de amante sobre el cuerpo fugaz de la mujer de arena. Cada hora distinta un hombre nuevo renacerá en tu carne y será como amar todos los hombres sobre la tierra muerta...

 

   Muerte niña Muerte niña de Carmen Alardín

   Carmen Alardín
      En la voz de Carmen Alardín    
primeros versos

No temas, niña sola cruza el salón despacio porque el eco es enorme y podrá degollarte las pisadas. Abrázate a tu sombra si es preciso, si no logras llegar, mejor no vuelvas, porque no es justo regresar por nada...

 

   Muerte danzante Muerte danzante de Carmen Alardín

   Carmen Alardín
      En la voz de Carmen Alardín    
primeros versos

Muerte, ya estamos en la pista de baile. Quien no baila no aleja las costras de la maledicencia, y el vals promete mucho, bailar no cuesta nada. Brilla el salón y aprietas mi cuerpo contra el aire dulcísimo. Un poco más y serás mía, y agotarás el aire enardecido para cortarme la garganta...