☰ men
 


篾GEL GONZ簇EZ

 

   A veces, un cuerpo puede modificar un nombre A veces, un cuerpo puede modificar un nombre de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

A veces, las palabras se posan sobre las cosas como una mariposa sobre una flor, y las recubren de colores nuevos. Sin embargo, cuando pienso en tu nombre, eres t quien le da a la palabra color, aroma, vida. 熹u ser燰 tu nombre sin ti? Igual que la palabra rosa sin la rosa...

 

   Artritis metaf疄ica Artritis metaf疄ica de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Siempre alguna mujer me llevo de la nariz (para no hacer menci鏮 de otros ap幯dices). Anillado como un mono dom廥tico, salte de cama en cama. 。u嫕ta zalema alegre, qu equilibrios tal altos y dif獳iles, qu acrobacias tan 墔iles, qu risa! Aunque era un espect塶ulo hilarante, hubo...

 

   Ayer Ayer de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Ayer fue mi廨coles toda la ma鎙na. Por la tarde cambi: se puso casi lunes, la tristeza invadi los corazones y hubo un claro movimiento de de p嫕ico hacia los tranv燰s que llevan los ba鎴stas hasta el r甐. A eso de la siete cruz el cielo una lenta avioneta, y ni los ni隳s la miraron...

 

   Canci鏮 de invierno y de verano Canci鏮 de invierno y de verano de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Cuando es invierno en el mar del Norte es verano en Valpara疄o. Los barcos hacen sonar sus sirenas al entrar en el puerto de Bremen con jirones de niebla y de hielo en sus cabos, mientras los baladros soleados arrastran por la superficie del Pac璗ico sur bellas ba鎴stas...

 

   Cumplea隳s de amor Cumplea隳s de amor de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

C鏔o ser yo cuando no sea yo? Cuando el tiempo haya modificado mi estructura, y mi cuerpo sea otro, otra mi sangre, otros mis ojos y otros mis cabellos. Pensar en ti, tal vez. Seguramente, mis sucesivos cuerpos prolong嫕dome, vivo, hacia la muerte se pasar嫕 de mano en mano...

 

   Dato biogr塻ico Dato biogr塻ico de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Cuando estoy en Madrid, las cucarachas de mi casa protestan porque leo por las noches. La luz no las anima a salir de sus escondrijos, y pierden de ese modo la oportunidad de pasearse por mi dormitorio, lugar hacia el que por oscuras razones , se sienten irresistiblemente atra獮as...

 

   Discurso a los j镽enes Discurso a los j镽enes de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de Pedro Mar燰 S嫕chez    

primeros versos

De vosotros, los j镽enes, espero no menos cosas grandes que las que realizaron vuestros antepasados. Os entrego una herencia grandiosa: sostenedla. Amparad ese r甐 de sangre, sujetad con segura mano el tronco de caballos viej疄imos, pero an poderosos...

 

   Entonces Entonces de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Entonces, en los atardeceres de verano, el viento tra燰 desde el campo hasta mi calle un inestable olor a establo y a hierba susurrante como un r甐 que entraba con su canto y con su aroma en las riberas p嫮idas del sue隳. Ecos remotos, sones desprendidos de aquel rumor, hilos de una...

 

   Esperanza Esperanza de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Esperanza, ara鎙 negra del atardecer. Te paras no lejos de mi cuerpo abandonado, andas en torno a m, tejiendo, r嫚ida, inconsistentes hilos invisibles, te acercas, obstinada, y me acaricias casi con tu sombra pesada y leve a un tiempo. Agazapada bajo las piedras y las horas,...

 

   Introducci鏮 a las f墎ulas para animales Introducci鏮 a las f墎ulas para animales de 聲gel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Durante muchos siglos la costumbre fue 廥ta: aleccionar al hombre con historias a cargo de animales de voz docta, de solemne adem嫕 o astutas tretas, tercos en la maldad y en la codicia o necios como el ser al que glosaban. La humanidad les debe parte de su virtud y su sapiencia a asnos...

 

   Me basta as Me basta as de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de Manuel L鏕ez Castilleja    

primeros versos

Si yo fuese Dios y tuviese el secreto, har燰 un ser exacto a ti; lo probar燰 (a la manera de los panaderos cuando prueban el pan, es decir: con la boca), y si ese sabor fuese igual al tuyo, o sea tu mismo olor, y tu manera de sonre甏, y de guardar silencio...

 

   Me he quedado sin pulso Me he quedado sin pulso de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Me he quedado sin pulso y sin aliento separado de ti. Cuando respiro, el aire se me vuelve en un suspiro y en polvo el coraz鏮 de desaliento. No es que sienta tu ausencia el sentimiento. Es que la siente el cuerpo. No te miro. No te puedo tocar por m嫳 que estiro los brazos como un...

 

   Meriendo algunas tardes Meriendo algunas tardes de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Meriendo algunas tardes: no todas tienen pulpa comestible. Si estoy junto a la mar muerdo primero los acantilados, luego las nubes c嫫denas y el cielo escupo las gaviotas , y para postre dejo las ba鎴stas jugando a la pelota y despeinadas. Si estoy en la ciudad meriendo tarde a...

 

   Muerte en el olvido Muerte en el olvido de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Yo s que existo porque t me imaginas. Soy alto porque t me crees alto, y limpio porque t me miras con buenos ojos, con mirada limpia. Tu pensamiento me hace inteligente, y en tu sencilla ternura, yo soy tambi幯 sencillo y bondadoso. Pero si t me olvidas quedar muerto sin que...

 

   Para que yo me llame 聲gel Gonz嫮ez Para que yo me llame 聲gel Gonz嫮ez de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Para que yo me llame 聲gel Gonz嫮ez, para que mi ser pese sobre el suelo fue necesario un ancho espacio y un largo tiempo: hombres de todo mar y toda tierra, f廨tiles vientres de mujer, y cuerpos y mas cuerpos, fundi幯dose incesantes en otro cuerpo nuevo. Solsticios y equinoccios...

 

   Primera evocaci鏮 Primera evocaci鏮 de Angel Gonz嫮ez   


En la voz de 聲gel Gonz嫮ez    

primeros versos

Recuerdo bien a mi madre. Ten燰 miedo del viento, era peque鎙 de estatura, le asustaban los truenos, y las guerras siempre estaba temi幯dolas de lejos, desde antes de la ltima ruptura del Tratado suscrito por todos los ministros de asuntos exteriores. Recuerdo que yo no comprend燰...