☰ menú
 

ROBERTO OBREGÓN

 

   Casi oda a la oreja Casi oda a la oreja de Roberto Obregón   


En la voz de Manuel Galich     

primeros versos

Variadísimas son las orejas del hombre: largas, redondas, pegadas, separadas y orejitas. Un pétalo húmedo es la oreja del niño y concentradamente erógena la de la mujer. Toda oreja guarda en su rosada cavidad el lloroso discurrir de las lluvias, el silbo delgado del viento y la bala...

 

   El flautista mágico El flautista mágico de Roberto Obregón   


En la voz de Manuel Galich    

primeros versos

El flautista del Parque de la Concordia supura a inmediaciones del país para que Guatemala no se olvide de sí misma. ¡Y de ajuste, que mero enfrente de la Policía!...