☰ menú
 

ANA ROSSETTI

 

   Chico Wrangler Chico Wrangler de Ana Rossetti   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Dulce corazón mío de súbito asaltado. Todo por adorar más de lo permisible. Todo porque un cigarro se asienta en una boca y en sus jugosas sedas se humedece. Porque una camiseta incitante señala, de su pecho, el escudo durísimo, y un vigoroso brazo de la mínima manga sobresale...

 

   Demonio, lengua de plata... Demonio, lengua de plata... de Ana Rossetti   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Arcángel desterrado y refugiado en mi anhelo; cada vez que la albahaca se movía a mi vientre tu mano apuñalaba y en el raudo abanico de luces y luciérnagas o en la pared confusa, donde el enfebrecido pájaro de la noche se cernía, aparecías tú. Continua caracola prendida de mi oído...

 

   El secreto El secreto de Ana Rossetti   nuevo


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Pero yo cierro los ojos. Siempre cierro mis ojos. La madrugada huele a borrachera. Pero yo cierro los ojos. Turbio aliento que alcanza mi mejilla. Pero yo cierro los ojos. Se levanta el borde de la sábana. Pero yo cierro los ojos. El hielo se me entra en el costado. Pero yo cierro los ojos...

 

   Imago passionis Imago passionis de Ana Rossetti   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Arcángel mío, Compañero mío, Amado que en las columnas atas mis insomnios y derramas por el alba los claveles que te ofreció mi sangre, a cambio de la corona púrpura de tu indómito reino prometido, del lirio de tu cetro; a cambio de hospedarme en el arisco armiño de tu piel. Arcángel mío...

 

   Where is my man? Where is my man? de Ana Rossetti   


En la voz de Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Nunca te tengo tanto como cuando te busco sabiendo de antemano que no puedo encontrarte. Sólo entonces consiento estar enamorada. Sólo entonces me pierdo en la esmaltada jungla de coches o tiovivos, cafés abarrotados, lunas de escaparates, laberintos de parques o de espejos, pues...

 

   Where is my man?   


Por Carmen Feito Maeso    

primeros versos

Nunca te tengo tanto como cuando te busco sabiendo de antemano que no puedo encontrarte. Sólo entonces consiento estar enamorada. Sólo entonces me pierdo en la esmaltada jungla de coches o tiovivos, cafés abarrotados, lunas de escaparates...