sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter

MARCELO CEJAS

 

     de Marcelo Cejas   


En la voz de     

primeros versos

 

      


Por     

primeros versos




OTROS POETAS EN LA VOZ DE MARCELO CEJAS



   Acuérdate de mí Acuérdate de mí de Carlos Augusto Salaverry   

De Carlos Augusto Salaverry
    

primeros versos

¡Oh! ¡Cuanto tiempo silenciosa el alma mira en redor su soledad que aumenta, como un péndulo inmóvil ya no cuenta las horas que se van! Ni siente los minutos cadenciosos al golpe igual del corazón que adora, aspirando la magia embriagadora de tu amoroso afán. Ya no late, ni siente,...

   Alero Alero de Diego Dublé Urrutia   

De Diego Dublé Urrutia
    

primeros versos

¿A quién, Mercedes, sino a ti, lucero de este mi dulce atardecer, pudiera pedir, para mi añosa Primavera de lágrima y canción, benigno alero?... ¡Si todo es tuyo en mi ensoñar primero y en mi queja viril, si estás entera en las tribulaciones de mi espera, y en mis ansias de nauta y de romero!...

   Alguien Alguien de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Un hombre trabajado por el tiempo un hombre que ni siquiera espera la muerte (las pruebas de la muerte son estadísticas y nadie hay que no corra el albur de ser el primer inmortal), un hombre que ha aprendido a agradecer las modestas limosnas de los días: el sueño, la rutina, el sabor del agua...

   Balada de lo que no vuelve Balada de lo que no vuelve de Vicente Huidobro   

De Vicente Huidobro
    

primeros versos

Venía hacia mí por la sonrisa Por el camino de su gracia Y cambiaba las horas del día El cielo de la noche se convertía en el cielo del amanecer El mar era un árbol frondoso lleno de pájaros Las flores daban campanadas de alegría Y mi corazón se ponía a perfumar de alegría. Van...

   Cántico doloroso al cubo de la basura Cántico doloroso al cubo de la basura de Rafael Morales   

De Rafael Morales
    

primeros versos

Tu curva humilde, forma silenciosa, le pone un triste anillo a la basura. En ti se hizo redonda la ternura, se hizo redonda, suave y dolorosa. Cada cosa que encierras, cada cosa, tuvo esplendor, acaso hasta hermosura. Aquí de una naranja se aventura su delicada cinta leve y rosa...

   Ciudad que fue Ciudad que fue de José Luis Bustamante y Rivero   

De José Luis Bustamante y Rivero
    

primeros versos

Esas casas viejas de las calles solas, esas casas viejas y destartaladas en que la carcoma de los años idos desunió las tejas y honrado los nidos; esas agrietadas casos españolas de churriguerescas y rancias portadas con el monograma del Señor Jesús: tres letras en relieve y una cruz; esas casas grandes, de zaguán sonoro...

   Como una llama Como una llama de José Agustín Balseiro   

De José Agustín Balseiro
    

primeros versos

Catador esencial de la hora plena, el amor fue mi gloria y mi pecado: que cada instante de placer y pena fue la flor de lo mucho que yo he amado. Bajo la frente de visión serena, cada afán fue un ardor encadenado: como en la playa de sedante arena calma el mar su ansiedad, no su pasado...

   Cristo en la cruz Cristo en la cruz de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Cristo en la cruz. Los pies tocan la tierra. Los tres maderos son de igual altura. Cristo no está en el medio. Es el tercero. La negra barba pende sobre el pecho. El rostro no es el rostro de las láminas, es áspero y judío. No lo veo y seguiré buscándolo hasta el día último de mis...

   Delira el hombre Delira el hombre de Juan Ríos   

De Juan Ríos
    

primeros versos

Certeza de estar aquí para siempre, no angélicas ilusiones opios celestes , quiere el Hombre, y su delgada muerte delira: Zarpazo de la mañana, lívido mediodía, cabeza ebria del tiempo, sombría permanencia, vino de los abismos, brutal brebaje eterno: ¡Yo veo, yo palpo, yo aspiro, yo oigo, yo saboreo...

   Duelo ceremonial por la violencia (III) Duelo ceremonial por la violencia (III) de David Escobar Galindo   

De David Escobar Galindo
    

primeros versos

Húndete en la ceniza, perra de hielo, Que te trague la noche, que te corrompa La oscuridad; nosotros, hombres de lágrimas, Maldecimos tu paso por nuestras horas. Más que las sombras francas, como las minas De un campo abandonado, furia alevosa; La luz no te conoce, por eso estamos...

   El instante El instante de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño de espadas que los tártaros soñaron, dónde los fuertes muros que allanaron, dónde el Árbol de Adán y el otro Leño? El presente está solo. La memoria erige el tiempo. Sucesión y engaño es la rutina del reloj. El año no es menos vano que la vana historia...

   El mueble El mueble de Manuel del Cabral   

De Manuel del Cabral
    

primeros versos

Por escupir secretos en tu vientre, por el notario que juntó nuestros besos con un lápiz, por los paisajes que quedaron presos en nuestra almohada a trinos desplumados, por la pantera aún que hay en un dedo, por tu lengua que de pronto desprecia superficies, por las vueltas al mundo...

   Exaltación de las materias elementales Exaltación de las materias elementales de Xavier Abril   

De Xavier Abril
    

primeros versos

(En desnudez intacta, escalofrío, desmayo y sueño. Debajo de sus senos nace un río que olvida los temblores de su cuerpo). ¿Te quieres dar a mí hasta palidecer desmayada en la noche? ¿Y que tu cabellera encienda los trópicos íntimos del amor? ¿Sentir la claridad del alba anegada en tus senos?...

   Grito hacia Roma (Desde la torre del Chrysler Building) Grito hacia Roma (Desde la torre del Chrysler Building) de Federico García Lorca   

De Federico García Lorca
    

primeros versos

Manzanas levemente heridas por finos espadines de plata, nubes rasgadas por una mano de coral que lleva en el dorso una almendra de fuego, Peces de arsénico como tiburones, tiburones como gotas de llanto para cegar una multitud, rosas que hieren Y agujas instaladas en los caños de la...

   Hombre Hombre de Blas de Otero   

De Blas de Otero
    

primeros versos

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte, al borde del abismo, estoy clamando a Dios. Y su silencio, retumbando, ahoga mi voz en el vacío inerte.Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo oirás mi voz...

   La almohada La almohada de Enrique Larreta   

De Enrique Larreta
    

primeros versos

En ceniza de amores enfundada y en ausencias de vida numerosa; con esa misma suavidad sinuosa de otro doble frescor, mi buena almohada, tú me quedas al menos. Eres nada y eres todo por último. La cosa consubstancial del sueño. Sigilosa barca del alma, en alma transformada...

   La casa de la vida La casa de la vida de Andrés Trapiello   

De Andrés Trapiello
    

primeros versos

Mi corazón es una vieja casa. Tiene un jardín y en el jardín un pozo y túneles de yedra y hojarasca. En esa casa a la que tiran piedras los niños cuando pasan al volver de la escuela, después de haber robado de su huerta magro botín de unas manzanas agrias. En su tejado hay nidos de...

   La reina La reina de Pablo Neruda   

De Pablo Neruda
    

primeros versos

Yo te he nombrado reina. Hay más altas que tú, más altas. Hay más puras que tú, más puras. Hay más bellas que tú, más bellas. Pero tú eres la reina. Cuando vas por las calles nadie te reconoce. Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira Ia alfombra de oro rojo que pisas donde pasas,...

   La ropa en la ventana La ropa en la ventana de Leopoldo de Luis   

De Leopoldo de Luis
    

primeros versos

Como falsos ahorcados en el aire sus cuerpos vacilantes y vacíos, desnudos de nosotros, brazos, piernas, cinturas, pechos, cuellos, suspendidos. Pasa la luz de enero entre los blancos fantasmas con su frío. Deshabitadas formas desvividas, huecos humanos ateridos. Esa silueta con que...

   Llamado de la voz espectral Llamado de la voz espectral de Miguel Ángel Zambrano   

De Miguel Ángel Zambrano
    

primeros versos

Ven, vayamos por esta senda náufraga sin fin y sin contornos. Nadie dará con el rumbo de nuestros pasos ahogados. Hostias de harina oscura nos borrarán la lengua y sellarán los labios. De rumorosos rizos el silencio nos llenará el oído. En la noche profunda oiremos las pisadas de los hombres...

   Los heraldos negros Los heraldos negros de César Vallejo   

De César Vallejo
    

primeros versos

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma... ¡Yo no sé! Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas...

   Los hombres-lobo Los hombres-lobo de Rafael Arévalo Martínez   

De Rafael Arévalo Martínez
    

primeros versos

Primero dije hermanos y les tendí las manos; después en mis corderos hicieron mal sus robos; y entonces en mi alma murió la voz de hermanos y me acerqué a mirarlos; ¡y todos eran lobos! ¿Qué sucedía en mi alma que así marchaba a ciegas, en mi alma pobre y triste que sueña y se encariña?...

   Madrigal a bordo Madrigal a bordo  de Guillermo de Torre   

De Guillermo de Torre
    

primeros versos

Mar sincopado Olas efervescentes Un transatlántico Oh mujer enredada en gestos enigmáticos Tú desnuda sobre cubierta rimas la cadencia del silencio En tu garganta se enrosca la rosa de los vientos De tus sortijas lunares penden todos los puertos Sobre tus muslos rueda la bola de los hemisferios...

   Me sobra el corazón Me sobra el corazón de Miguel Hernández   

De Miguel Hernández
    

primeros versos

Hoy estoy sin saber yo no sé cómo, hoy estoy para penas solamente, hoy no tengo amistad, hoy sólo tengo ansias de arrancarme de cuajo el corazón y ponerlo debajo de un zapato. Hoy reverdece aquella espina seca, hoy es día de llantos de mi reino, hoy descarga en mi pecho el desaliento plomo desalentado...

   Mi vida entera Mi vida entera  de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Aquí otra vez, los labios memorables, único y semejante a vosotros. Soy esa torpe intensidad que es un alma. He persistido en la aproximación de la dicha y en la privanza del dolor. He atravesado el mar. He conocido muchas tierras; he visto una mujer y dos o tres hombres...

   Mil novecientos sesenta y cuatro (1964) Mil novecientos sesenta y cuatro (1964) de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Ya no es mágico el mundo. Te han dejado. Ya no compartirás la clara luna ni los lentos jardines. Ya no hay una luna que no sea espejo del pasado, cristal de soledad, sol de agonías. Adiós las mutuas manos y las sienes que acercaba el amor. Hoy sólo tienes la fiel memoria y los desiertos días...

   Milonga de Manuel Flores Milonga de Manuel Flores de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Manuel Flores va a morir, eso es moneda corriente; morir es una costumbre que sabe tener la gente. Y sin embargo me duele decirle adiós a la vida, esa cosa tan de siempre, tan dulce y tan conocida. Miro en el alba mis manos, miro en las manos las venas; con extrañeza las miro como si fueran ajenas...

   Negro sin nada en tu casa Negro sin nada en tu casa de Manuel del Cabral   

De Manuel del Cabral
    

primeros versos

Yo te he visto cavar minas de oro negro sin tierra . Yo te he visto sacar grandes diamantes de la tierra negro sin tierra . Y como si sacaras a pedazos tu cuerpo de la tierra, te vi sacar carbones de la tierra. Cien veces yo te he visto echar semillas en la tierra negro sin tierra...

   Ni siquiera soy polvo Ni siquiera soy polvo de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

No quiero ser quien soy. La avara suerte me ha deparado el siglo diecisiete, el polvo y la rutina de Castilla, las cosas repetidas, la mañana que, prometiendo el hoy, nos da la víspera, la plática del cura y del barbero, la soledad que va dejando el tiempo y una vaga sobrina analfabeta. Soy hombre entrado en años...

   Niña morena y ágil... (Poema XIX) Niña morena y ágil... (Poema XIX) de Pablo Neruda   

De Pablo Neruda
    

primeros versos

Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas, el que cuaja los trigos, el que tuerce las algas, hizo tu cuerpo alegre, tus luminosos ojos y tu boca que tiene la sonrisa del agua. Un sol negro y ansioso se te arrolla en las hebras de la negra melena, cuando estiras los brazos. Tú...

   No sirves para nada No sirves para nada de José Agustín Goytisolo   

De José Agustín Goytisolo
    

primeros versos

Cuando yo era pequeño estaba siempre triste y mi padre decía mirándome y moviendo la cabeza: hijo mío no sirves para nada. Después me fui a la escuela con pan y con adioses pero me acompañaba la tristeza. El maestro graznó: pequeño niño no sirves para nada. Vino luego la guerra la...

   Nueva aventura Nueva aventura de Andrés Holguín   

De Andrés Holguín
    

primeros versos

La muerte no es un viaje, es un regreso. No es partir a región desconocida. Es volver al origen de la vida, patria de carne y polvo, sangre y hueso. Por eso no me aterrará, por eso llegaré a su rivera presentida como quien entra a tierra conocida buscando amor y sal, abrazo y beso...

   Para llorar Para llorar de Vicente Huidobro   

De Vicente Huidobro
    

primeros versos

Es para llorar que buscamos nuestros ojos Para sostener nuestras lágrimas allá arriba En sus sobres nutridos de nuestros fantasmas Es para llorar que apuntamos los fusiles sobre el día Y sobre nuestra memoria de carne Es para llorar que apreciamos nuestros huesos y a la muerte...

   Pascuas sangrientas de 1956 Pascuas sangrientas de 1956 de Nicolás Guillén   

De Nicolás Guillén
    

primeros versos

Luna fija y redonda de níquel taciturno, tú, sempiterna cómplice de la novia que espera, medallón suspendido sobre el pecho nocturno, ¿viste llegar la Muerte con sus ojos de cera? Luna grande del trópico, que estás entre las cañas, tú, que de noche vives, Luna, tú que no duermes y...

   Playera Playera de Ricardo J. Bermúdez   

De Ricardo J. Bermúdez
    

primeros versos

Playera Hora de bajamar salobre y verde, cuando crece la fruta de la playa sin espinas de niños marineros y canta así la brisa de la tarde: El perro blanco y el perro negro juegan en la arena, juegan al sexo en la gris complacencia de la sombra. Hora de pleamar, amplia y jocunda, cuando lloran los ojos del cangrejo...

   Por la bella sonrisa de alegría... Por la bella sonrisa de alegría... de Enrique Banchs   

De Enrique Banchs
    

primeros versos

Por la bella sonrisa de alegría que sin ser para mí, la hice mía, por la bella sonrisa mi verso ilusionado se desliza. Por la bella mirada que vagaba en lo vago... y creí que me miraba, por la bella mirada nace y nace mi estrofa enamorada. Pupila indiferente, boca roja que mirando y sonriendo dais consuelo...

   Puma Puma de Andrés Alencastre (Kilku Warak’a)   

De Andrés Alencastre (Kilku Warak’a)
    

primeros versos

Tiznado gato, crío de la niebla Airada fiera, garra de piedra Deambulas por los cerros Cabizbajo por la nieve Acechando con furor Barres la niebla Laceando con tu rabo Lías montañas Espinos filudos tus bigotes Al sol deslumbran, relucientes Candente brasa tu lengua Se relame por sangre Grácil felino de los dioses...

   Qué lástima Qué lástima de León Felipe   

De León Felipe
    

primeros versos

¡Qué lástima que yo no pueda cantar a la usanza de este tiempo lo mismo que los poetas de hoy cantan! ¡Qué lástima que yo no pueda entonar con una voz engolada esas brillantes romanzas a las glorias de la patria! ¡Qué lástima que yo no tenga una patria! Sé que la historia es la misma, la misma siempre...

   Recado bajo una piedra para María Moñitos Recado bajo una piedra para María Moñitos de Rafael Pineda   

De Rafael Pineda
    

primeros versos

¿Quieres que te invite a probar dulce de cabello de ángel, María Moñitos? Mi primo mató, de una pedrada en la frente, cuatro serafines en el catecismo. Preparando el almíbar está mi abuela. Yo prefiero el cristal de guayaba para mirarte a través del vidrio empañado...

   Sé que estoy vivo Sé que estoy vivo de Jorge Gaitán Durán   

De Jorge Gaitán Durán
    

primeros versos

Sé que estoy vivo en este bello día Acostado contigo. Es el verano. Acaloradas frutas en tu mano Vierten su espeso olor al mediodía. Antes de aquí tendernos no existía Este mundo radiante. ¡Nunca en vano Al deseo arrancamos el humano Amor que a las estrellas desafía! Hacia el azul del mar corro desnudo...

   Tú y mis palabras Tú y mis palabras  de Carlos Augusto León   

De Carlos Augusto León
    

primeros versos

Piedras blancas de esas que duermen en las playas son mis palabras para ti, tú eres inquieto y vivo el mar. Juncos delgados a la orilla del río, son mis palabras para ti, tu eres forma concreta y bella. No digas que el reflejo de tu cuerpo en mis ojos vale más que tu cuerpo. Podría juntar mis versos...

   Un ciego Un ciego de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

No sé cuál es la cara que me mira cuando miro la cara del espejo; No sé qué anciano acecha en su reflejo con silenciosa y ya cansada ira. Lento en mi sombra, con la mano exploro mis invisibles rasgos. Un destello me alcanza. He vislumbrado tu cabello que es de ceniza o es aún de oro...

   Un patio Un patio de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Con la tarde se cansaron los dos o tres colores del patio. Esta noche, la luna, el claro círculo, no domina su espacio. Patio, cielo encauzado. El patio es el declive por el cual se derrama el cielo en la casa. Serena, la eternidad espera...

   Una despedida Una despedida de Jorge Luis Borges   

De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Tarde que socavó nuestro adiós. Tarde acerada y deleitosa y monstruosa como un ángel oscuro. Tarde cuando vivieron nuestros labios en la desnuda intimidad de los besos. El tiempo inevitable se desbordaba sobre el abrazo inútil. Prodigábamos pasión juntamente, no para nosotros sino para la soledad ya inmediata...



OTROS POETAS EN VIDEO POR MARCELO CEJAS



 

   Cristo en la cruz Cristo en la cruz de Jorge Luis Borges   

   De Jorge Luis Borges
    

primeros versos

Cristo en la cruz. Los pies tocan la tierra. Los tres maderos son de igual altura. Cristo no está en el medio. Es el tercero. La negra barba pende sobre el pecho. El rostro no es el rostro de las láminas, es áspero y judío. No lo veo y seguiré buscándolo hasta el día último de mis pasos...



































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

209 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas