☰ menú
 

JOSÉ ZACARÍAS TALLET

 

   Arte poética Arte poética de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Tú, José Antonio, oficialmente culto, y un cincuenta por ciento de antologista de rapsodas criollos; corifeo de artistas ultra-nuevos e intelectual, pues te paseas entre ellos, de seguro que sabes de estas cosas más de un poco. Hace cerca de un siglo, un bardo melenudo que ostentaba una simiesca patillita...

 

   Charada Charada de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Eran cuatro caballos y los cuatro de lana, eran cuatro caballos debajo de la cama. En el zurrón llevaba las alas un pastor, en el zurrón llevaba las alas y eran dos. Saltaba por el campo un grillo malojero, saltaba por el campo con zancos verdinegros...

 

   El equilibrista El equilibrista de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Siempre en la cuerda floja, mi pequeño burgués! Oscilas a la diestra, oscilas a la izquierda: ¡Me tiro, no me tiro ! ¡A la una, a las dos, a las tres! Y sigues en la cuerda floja, ex baróndescontento y satisfechodel ochenta y tres, treinta y tres! ...

 

   Elegía diferente Elegía diferente de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Carlos, mi amigo Carlos, hoy hace varios años que te has muerto. (Mi corazón se encoge ante la persistencia tenaz de tu recuerdo.)Tú no has muerto del tifus ni de la meningitis, como dicen los médicos; Tú te has muerto de asco, de imposible o de tedio.¡Qué bien te conocía, Carlos Riera!...

 

   Estrofas azules Estrofas azules de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Estrellita que te escondiste tras las nubes de mi fatuidad, en mi lóbrega noche sin alba, ¿nunca volverás a brillar? Gota de agua que resbalaste sobre mi pecho de pedernal, mis labios resecos de angustia, ¿te negarás a refrescar? Báculo fuerte que en el camino arrojó lejos mi vanidad...

 

   La rumba La rumba de José Zacarías Tallet   


En la voz de Balbino Blanco Sánchez    

primeros versos

Zumba, mamá, la rumba y tambó! ¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó! ¡Zumba, mamá, la rumba y tambó! ¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó! ¡Cómo baila la rumba la negra Tomasa! ...

 

   La rumba La rumba de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Zumba, mamá, la rumba y tambó! ¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó! ¡Zumba, mamá, la rumba y tambó! ¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó! ¡Cómo baila la rumba la negra Tomasa! ...

 

   Letrilla del café Letrilla del café de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Vamos, niña linda a sembrar café: pantalón ceñido (que se marquen bien), la rústica bota en el leve pie, la blusa ligera, pañuelo francés, la cabeza airosa para proteger; la mochila al hombro. ¡A sembrar café! Siembra que te siembra ¡qué bien se te ve...

 

   Poema de la vida cotidiana Poema de la vida cotidiana de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Hazme el favor, recorre conmigo Montenegro desde el andante quedo hasta el tonante allegro, (¡que me gustan las rimas rebuscadas!) toda la escala sórdida de las cotidianeces. Pues tú, mejor que nadie, eres el compañero idóneo de mi ruin dolor pasivo, ya que la vida, penas te regaló con creces...

 

   Proclama Proclama de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Gente mezquina y triste, que al par sabéis de las rebeldías vergonzantes e incógnitas y de las renunciaciones cobardes y heroicas, escuchad la voz de uno que habla por vosotras. Yo soy el poeta de una casta que se extingue, que lanza sus estertores últimos...

 

   Ya Ya de José Zacarías Tallet   


En la voz de José Zacarías Tallet    

primeros versos

Estoy a guardar el carro? ¿Ya? Ha sido fugaz carrera larga, raudo correr sin freno. ¿Estoy al guardar el carro? ¿Ya? Claro que no sería ningún malogramiento. Pero palabra que, desde lo más hondo de mi ser, en el alma lo lamento. Estoy ante la puerta del garage de retorno de un viaje luengo y corto, corto y luengo...