☰ men
 
palabra virtual

La suave patria    
    Editora del fonograma:    
    Pentagrama    
por Enrique Lizalde    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Mi prima Agueda


A Jess Villalpando


Mi madrina invitaba a mi prima Agueda
a que pasara el da con nosotros,
y mi prima llegaba
con un contradictorio
prestigio de almidn y de temible
luto ceremonioso.

Agueda apareca, resonante
de almidn, y sus ojos
verdes y sus mejillas rubicundas
me protegan contra el pavoroso
luto...

Yo era rapaz
y conoca la o por lo redondo,
y Agueda que teja
mansa y perseverante en el sonoro
corredor, me causaba
calosfros ignotos...
(creo que hasta le debo la costumbre
heroicamente insana de hablar solo.)

A la hora de comer, en la penumbra
quieta del refectorio,
me iba embelesando un quebradizo
sonar intermitente de vajilla
y el timbre caricioso
de la voz de mi prima.
Agueda era
(luto, pupilas verdes y mejillas
rubicundas) un cesto policromo
de manzanas y uvas
en el bano de un armario aoso.



RAMN LPEZ VELARDE






regresar