☰ men
 
palabra virtual

Gilberto Owen    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico. UNAM    
por Claudio Obregn y scar Chvez    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Y tu potica


Primero est la noche con su caos de lecturas y de sueos.
Yo subo por los pianos que se dejan encendidos hasta el alba;
arriba el da me amenaza con el fro ensangrentado de su aurora
y no sabr el final de ese nocturno que empezaba a dibujarme,
ni las estrellas me dirn cul fue, cabal, mi nombre. Ni mi rostro.

Si no es amor, qu es esto que me agobia de ternura?
Maana intil: pjaros y flores sin testigos.
La esposa est dormida y a su puerta imploro en vano;
querr decir mi nombre con los labios incoloros entreabiertos,
los prpados pesados de buscarme por el cielo de la muerte.

Ms no estar en sus ojos para verme renacer al despertarse
y cuando me abra, al fin, preguntar sin voz: quin eres?
El luto de la casa todo es humo ya y lo mismo que jams habitaremos;
el campo abierto y rido que lleva a todas partes y a ninguna.
A dnde, a qu otra noche, ir el viudo por la tarde borrascosa?



GILBERTO OWEN






regresar