sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

sguenos en twitter
Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal







A Dios (Dedicacin de la lira a Dios)
de Gertrudis Gmez de Avellaneda

palabra virtual


Grabacin para Palabra Virtual

    
    Editora del fonograma:
    Palabra Virtual

por Carmen Feito Maeso
acompaada al rgano por Juan Paradell Sol    
  


A Dios (Dedicacin de la lira a Dios)


Dedicndole la autora de este Devocionario su lira,
y pidindole perdon por haber cantado en ella,
alguna vez, pasiones y glorias mundanas.
(1)


T, que le dices a la hojosa rama
Susurra: Muge y gime, al mar bravo:
Silba, al rudo Aquilon: murmura, al ro:
Suspira, al aura: y al torrente brama!

T, que le das dulcsona garganta
Al pajarillo que saluda el da,
Y le enseas pattica armona
Al que a la noche sus amores canta:

T, que al alma tambien prestas acento
Que hasta tu trono remontarse anhela,
Y que mas alto tu poder revela
Que las voces del mar, torrente y viento:

De esa gran facultad, que tiene nombre
De Gracia all, de donde ardiente emana;
De ese don celestial, luz sobrehumana,
Que Genio llama en su lenguaje el hombre

T solo, solo t, Ser de los seres!
Sabes la esencia y los misterios sabes
De esa lira inmortal los sones graves
Solo pueden brotar cuando t quieres.

Solo a tu voz el mundanal ruido
Se vuelve en ella armnico concento:
Solo a tu luz descubre el pensamiento
En cada eco fugaz hondo sentido.

Naturaleza en inefable sones
Tu nombre anuncia, tu bondad proclama,
Y esas bellezas, con que al genio inflama,
Son de tu amor benficas lecciones.

l las entiende; su oblacin te enva
Con gneas alas al dosel superno,
Y eso que llama el mundo poesa
Es de tu nombre oh Dios! un eco eterno.

Mas d hallar formas su entusiasmo santo?
Qu expresin digna de tan alto anhelo?
Para tal fuego la palabra es hielo;
Para tal meloda es rudo el canto.

Qu importa, empero, la inspirada mente.
De su idea encontrar dbil sonido,
Si comprende el silencio aquel oido
Que halla en cada emocin himno elocuente?

Qu le importa la lira, que desprende
Del alma un son, se extienda poco mucho.
Si ntes que ella lo exhale yo lo escucho;
Si ntes que yo lo escache Dios lo entiende?

Oh Autor del genio, divino!
Su destino
Slo es mostrar tu poder;
Que T este polvo que piensa
Das la inmensa
Revelacin de tu ser.

Soy un gusano del suelo
Cuyo anhelo
Se alza a tu eterna beldad;
Soy una sombra que pasa,
Mas se abrasa
Ardiendo en sed de verdad.

Soy hoja que el viento lleva,
Pero eleva
A T un susurro de amor...
Soy una vida prestada,
Que en su nada
Tu infinito ama, Seor!

Soy un perenne deseo,
Y en T veo
Mi objeto digno, inmortal:
Soy una inquieta esperanza
Que en T alcanza
Su complemento final.

Perdona si en mi error ciego,
Con el fuego
De los bardos de Israel,
Os encender torpe pira,
Y la lira
Ceir profano laurel.

Perdona si de tus dones
Mis pasiones
Trocaron el alto fin,
Marchitando santas flores
Con vapores
De este mundano festn;

Y si el incienso sagrado,
Destinado
Slo, mi Dios, tu altar,
En aras de deidad vana
Llegu insana.
Alguna vez quemar.

Perdona si los sonidos
Despedidos
Del arpa del corazn,
Pidieron al vulgo necio
Bajo precio
De su elevada ambicin;

Y si la bella armona
Que deba
Buscar su autor inmortal
Lanz el alma en su locura
Por la impura
Atmsfera mundanal.

Borra, T, borra de la mente ma.
De aquel delirio la tenaz memoria,
Y sea ya mi eterna poesa
El himno santo de tu eterna gloria.

Sea mi vida un acto reverente,
Un xtasis de amor mi alto destino,
Y cada aliento de mi pecho ardiente
Un holocausto tu poder divino.

Liras del alma, remontad las voces!
Llenad la tierra! fatigad los vientos!
Que surquen el espacio ecos veloces!
Que se hinchen las esteras de concentos!

De la noche entre sombras, entre albores
De alba, vuele vuestro aplauso eterno;
Envuelto en los aromas de las flores;
Flotando con las nubes del invierno.

Corra en el huracn; zumbe en el trueno;
Gire en las olas de la mar brava;
Llene del universo el ancho seno;
Pase en su vuelo al luminar el da!

No hay ms que Dios! Tu fuerza es ilusoria
Si te apartas de Dios, genio del hombre.
Tu nombre ensalza el preludiar su nombre;
Tu gloria existe en proclamar su gloria.

Y T, que este anhelar del alma entiendes,
Y en quien su alta ambicin reposo alcanza.
Hoy, que en sublime fe mi pecho enciendes,
Prstale alas de fuego mi esperanza!

Pueda tus huellas adorar de hinojos;
Pueda entrever las orlas de tu manto...
Y un rayo hiera de tu luz mis ojos,
Y un soplo aspire de tu aliento santo!



(1) Esta Composicin est escrita imitando, en
parte otra del clebre poeta frances Lamartine.
(Nota de la autora)




De: Devocionario nuevo y completsimo en prosa y verso
por la Sra. Doa Gertrudis Gomez de Avellaneda



GERTRUDIS GMEZ DE AVELLANEDA


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 





























Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carcter cultural y educativo a travs de la difusin de la poesa iberoamericana.



Copyright 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

202 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas