☰ men
 
palabra virtual

Poeta enamorado    
    Editora del fonograma:    
    Panart    
por Jos Angel Buesa    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Poema del pecado


Vamos que se hace tarde, me dijiste;
pero yo me qued mirando al mar,
con el hasto de un pecado triste,
pues no hay nada ms triste que un pecado vulgar.

T, la mujer ajena,
yo, el hombre sin ayer,
ya el mar borr tus pasos en la arena,
pero hay cosas ms hondas en un atardecer.

Yo me imagino como fue el regreso,
si ya l estaba all,
si t como otras veces, pudiste darle un beso,
y si al besarlo no pensaste en m.

Y me imagino lo que habrs sentido
si despus,
al quitarte el vestido,
rod un poco de arena hasta tus pies.

Ya s que fue un pecado
triste y vulgar;
pero el viento soplaba de aquel lado
y se llev el pecado sobre el mar.

Y al cruzar una acera,
ladrn de cosas que no tienen fin,
para pagarte un beso a mi manera,
fui cortando las rosas de un jardn.

Tal vez maana,
como hay sueos que han sido y que no son,
t abrirs como siempre la ventana
y saldrs a esperarlo en el balcn.

Y como una sorpresa,
como una burla fina y cruel,
colocars mis flores en la mesa,
sin que tiemble tu mano en el mantel.

Tal vez vuelva a la playa
por andar en la arena, no por ti;
ya me dijiste que aunque yo no vaya,
t irs todas las tardes por all.

Y si nos tienta algn pecado
triste y vulgar,
el viento sopla siempre de aquel lado
y se lo lleva todo sobre el mar.




De: Poemas prohibidos



JOS NGEL BUESA






regresar