sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter
 
 

Mario Trejo

orgasmo y los pájaros perdidos

Por Jorge Carrol

img

Mario Trejo y Jorge Carrol, en Chichicastenago (Guatemala, semana santa de 1990)


Es posible que Jorge Ariel Madrazo -autor del prólogo de Orgasmo, fascículo Nº 50, de la colección Los grandes poetas, editado en marzo de 1989 por el Centro Editor de América Latina- tenga razón al señalar que “Mario Trejo asegura, alternativamente, haber nacido en Tierra del Fuego, en Comodoro Rivadavia, o en muchos otros lugares: todo indica que ello ocurrió al sur del país, no aclara en qué año (Trejo coincide con Marcel Duchamp en que tales precisiones “sólo sirven a los tontos y a los profesores de literatura española”).”

Para mí, Mario Trejo nació a medio camino entre una mesa del Palacio do Café, donde nos reuníamos en los años 50, los que nos nucleábamos alrededor de la revista Poesía Buenos Aires, o un lunes a la noche en el Bop Club, en la Asociación Cristiana de Jóvenes Judíos o caminando por Suipacha al alba, de salida de una de las tertulias que hacía Oliverio Girondo, rumbo a la casa del Fantasma Euleche.

Después la alegría de la amistad y los compañeros comunes (Enrique Villegas, Alberto Vanasco, Alberto Cabado, Miguel Brascó, Paco Urondo, Coco Iadarola, el Gato Barbieri, Lalo Schiffrin, Astor Piazzolla, Ariel Ramírez, Juan Carlos Paz, Aldo Pellegrini, César, Manrique y Clara Fernández Moreno, y tantos que se quedan en el tintero de los recuerdos), hasta que en 1990, tuve la suerte de invitarlo a pasar unos días en mi casita de La Antigua Guatemala, que se prolongaron más de medio año, de los que quedan como prueba algunas fotos, la dedicatoria de El uso de la palabra, una casete grabada por Mario (De puño y letra, editado por Último Reino-Circe), sus sugerencias para Los pájaros perdidos (mis malas memorias en 2 por 4, que llevan por nombre, su más bello tango, al que Piazzolla le puso música) y la nostalgia del ninguneo que le brindaron los poetas locales…

Desde entonces no nos hemos vuelto a ver. Tampoco nos escribimos. Nos comunicamos a través de tu poesía, como ahora:

Orgasmo
(fragmentos)

1
Breve vida feliz
Breve muerte feliz

3
Huir de la pequeña historia.
La anécdota me saca de quicio.
Vivamos el Gran Cuento.
Estoy traduciendo.
Hablo una lengua que apenas conozco
sonidos heredados
robados a lo lejos
ruidos enfermos de cultura.
Yo quiero hablar de mi lengua
lengua enferma
asesina del padre y de la madre
lengua experta
jerga de la experiencia.
Tartamudeo
Gruño
Digo sólo estertores.
La garganta se seca
vomito canciones mongoloides
y mi madre junto a mí
repite que me deja para siempre.
Un aeropuerto está cerca.
Siempre será así.

9
No hay nada más honesto que la necesidad.

10
Ha llegado la hora.
Confesaré.
Daré datos precisos.
No mentiré.
No caeré en contrabando.
Tomaré todas las drogas.
Acataré lo sagrado y lo profano
su único hijo
nuestro dolor.
No codiciaré la muerte del prójimo.
Me revolcaré sólo de amor.
La noche, sabemos, etcétera, etcétera, etcétera.
El alba
ya lo dije es oficio de sobrevivientes.


img

Dedicatoria manuscrita de Mario Trejo (de su libro El uso de la palabra) a Jorge Carrol

img

Mario Trejo abrazando a una amiga, en la puerta de la casita de Jorge Carrol, en La Antigua Guatemala, junto a Rodrigo (hijo del autor de estas Memoriabierta) y un amigo. Abril de 1990.

regresar

































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

190 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas