Palabra Virtual
Palabra Virtual

Jaime Sabines



Listado de poemas

A estas horas, aquí

  Habría que bailar ese danzón que tocan en el cabaret de abajo, dejar mi

A la casa del día

  

A medianoche...

  A medianoche, a punto de terminar agosto, pienso con tristeza en las hojas

Ahora puedo hacer llover...

  Ahora puedo hacer llover, enderezar las ramas torcidas, levantar

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (VI)

  Te enterramos ayer. Ayer te enterramos. Te echamos tierra ayer. Quedaste

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (VII)

  Madre generosa de todos los muertos, madre tierra, madre, vagina del frío

Algo sobre la muerte de Mayor Sabines (parte final)

  Mientras los niños crecen, tú, con todos los muertos, poco a poco te acabas.

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (2a. parte-III)

  Sigue el mundo su paso, rueda el tiempo y van y vienen máscaras. Amanece

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (IV)

  Vamos a hablar del Príncipe Cáncer, Señor de los Pulmones, Varón

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (VIII)

  No podrás morir. Debajo de la tierra no podrás morir. Sin azúcar, sin leche

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (XI)

  Recién parido en el lecho de la muerte, criatura de la paz, inmóvil, tierno,

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (XII)

  Morir es retirarse, hacerse a un lado, ocultarse un momento, estarse quieto

Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (XV)

  Papá por treinta o por cuarenta años, amigo de mi vida todo el tiempo

Autonecrología (VI)

  El mediodía en la calle, atropellando ángeles, violento, desgarbado

Ayer estuve observando a los animales...

  —Ayer estuve observando a los animales y me puse a pensar en ti. Las

Bajo mis manos crece...

  Bajo mis manos crece, dulce, todas las noches. Tu vientre suave, manso,

Boca del llanto

  Boca del llanto, me llaman tus pupilas negras, me reclaman. Tus labios

Canciones del pozo sin agua (5)

  Esta noche vamos a gozar. La música que quieres, el trago que te gusta y la

Cantemos al dinero

  Cantemos al dinero con el espíritu de la navidad cristiana. No hay nada

Como pájaros perdidos (Poema XXXVI)

  La policía irrumpió en la casa y atrapó a los participantes de aquella fiesta

Con ganas de llorar

  Con ganas de llorar, casi llorando, traigo a mi juventud, sobre mis brazos, el

Con la flor del domingo...

  Con la flor del domingo ensartada en el pelo, pasean en la alameda antigua.

Con los nervios saliéndome del cuerpo...

  Con los nervios saliéndome del cuerpo como hilachas, como las fibras de

Cuando estuve en el mar era marino...

  Cuando estuve en el mar era marino este dolor sin prisas. Dame ahora tu

Cuando tengas ganas de morirte

  Cuando tengas ganas de morirte esconde la cabeza bajo la almohada y

De la ilusión

  Escribiste en la tabla de mi corazón: desea. Y yo anduve días y días loco

De la muerte

  Enterradla. Hay muchos hombres quietos, bajo tierra, que han de cuidarla.

De la noche

  En la amorosa noche me aflijo. Le pido su secreto, mi secreto, la interrogo

Del adiós

  No se dice. Acude a nuestros ojos, a nuestras manos, tiembla, se resiste

Del dolor

  Había escrito en el primer testamento del hombre: no lo desprecies porque

Del mito

  Mi madre me contó que yo lloré en su vientre. A ella le dijeron: tendrá suerte

Del mito

  

Dentro de poco vas a ofrecer...

  Dentro de poco vas a ofrecer estas páginas a los desconocidos como si

Después de todo...

  Después de todo -pero después de todo- sólo se trata de acostarnos juntos

Diluvio

  El cuerpo mantiene la memoria de la sal, del agua, de la harina

Doña Luz (IV)

  

Doña Luz (XXI)

  La casa me protege del frío nocturno, del sol del mediodía, del sol del

El cadáver prestado (del 1 al 8)

  Qué otra cosa sino este cuerpo soy alquilado a la muerte para unos cuantos

El diablo y yo nos entendemos...

  El diablo y yo nos entendemos como dos viejos amigos

El llanto fracasado

  Roto, casi ciego, rabioso, aniquilado, hueco, como un tambor al que golpea

El peatón

  Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos

En este pueblo

  

En este pueblo, Tarumba

  En este pueblo, Tarumba, miro a todas las gentes todos los días

En la orilla del aire...

  En la orilla del aire (¿qué decir, qué hacer?) hay todavía una mujer. En el

En los ojos abiertos de los muertos...

  En los ojos abiertos de los muertos ¡qué fulgor extraño, qué humedad ligera!

En medio de las risas...

  En medio de las risas y testigo del llanto, oyendo y viendo gentes remotas

Es la sombra del agua...

  Es la sombra del agua y el eco de un suspiro, rastro de una mirada

Espero curarme de ti

  Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte

Has visto cómo crecen las plantas...

  Has visto cómo crecen las plantas? Al lugar en que cae la semilla acude el

He aquí que estamos reunidos...

  He aquí que estamos reunidos en esta casa como en el Arca de Noé: Blanca

He aquí que tú estás sola...

  He aquí que tú estás sola y que yo estoy solo. Haces cosas diariamente y

Horal

  El mar se mide por olas, el cielo por alas, nosotros por lágrimas. El aire

Julito (1)

  Dice Julito que este soldadito de plomo que tiene en la mano recibió un

Julito (2)

  Mamá, tengo la barriga llena de hambre, dice. Y la mamá ríe y le trae la leche

Julito (4)

  Quiero una Tota, digo, a la hora del almuerzo y Julito se apresura a

Julito (7)

  Mira la luna. La luna es tuya, nadie te la puede quitar. La has atado con los

La cojita está embarazada...

  La cojita está embarazada. Se mueve trabajosamente, pero qué dulce

La droga

  Si ya no puedes regresar a tu orilla izquierda, déjate llevar a donde sea

La luna

  La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas

La música de Bach mueve cortinas...

  La música de Bach mueve cortinas en la mañana triste, y un viento con

La procesión del entierro...

  La procesión del entierro en las calles de la ciudad es ominosamente

Lento, amargo animal

  Lento, amargo animal que soy, que he sido, amargo desde el nudo de polvo

Los amorosos

  Los amorosos callan. El amor es el silencio más fino, el más tembloroso, el

Los he visto en el cine...

  Los he visto en el cine, frente a los teatros, en los tranvías y en los parques,

Maltiempo

  Animales simultáneos, los poetas, decentes o in, se reúnen gráficamente

Me doy cuenta de que me faltas

  Me doy cuenta de que me faltas y de que te busco entre las gentes, en el

Me dueles

  Me dueles. Mansamente, insoportablemente, me dueles. Toma mi cabeza

Me encanta Dios

  Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le

Me preocupa el televisor...

  Me preocupa el televisor. Da imágenes distorsionadas últimamente. Las

Me tienes en tus manos...

  Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro.Sabes lo que yo

Mi corazón emprende

  Mi corazón emprende de mi cuerpo a tu cuerpo último viaje. Retoño de la luz,

Miss X

  Miss X, sí, la menuda Miss Equis, llegó, por fin, a mi esperanza alrededor

Nada. Que no se puede decir nada

  Nada. Que no se puede decir nada. Déjenme hablar ahora; no es posible

Niña muerte...

  Niña muerte, descansa en nuestros brazos quietos. En la sombra, descansa

No es nada de tu cuerpo

  No es nada de tu cuerpo, ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre, ni ese lugar

No es nada de tu cuerpo...

  No es nada de tu cuerpo, ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre, ni ese lugar

No es que muera de amor

  Muero de ti, amor, de amor de ti, de urgencia mía de mi piel de ti. Muero de ti

No hay más. Sólo mujer

  No hay más. Sólo mujer para alegrarnos, sólo ojos de mujer para

No lo salves...

  No lo salves de la tristeza, soledad, no lo cures de la ternura

No quiero paz, no hay paz

  No quiero paz, no hay paz, quiero mi soledad. Quiero mi corazón desnudo

Otra carta

  Siempre estás a mi lado y yo te lo agradezco. Cuando la cólera me muerde,

Paréntesis (2)

  Apenas mayordomo de mis penas, capitán de fantasmas, me extravío, me

Pasa el lunes...

  Pasa el lunes y pasa el marte y pasa el miércoles y el jueves y el viernes

Pensándolo bien

  Me dicen que debo hacer ejercicio para adelgazar, que alrededor de los 50′s

Pequeña del amor

  Pequeña del amor, tú no lo sabes, tú no puedes saberlo todavía

Pétalos quemados...

  Pétalos quemados, viejo aroma que vuelve de repente, un rostro amado,

Qué costumbre tan salvaje...

  Qué costumbre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, ¡de matarlos, de

Qué es el canto de los pájaros...

  Qué es el canto de los pájaros, Adán? -Son los pájaros mismos que se

Qué risueño contacto...

  Qué risueño contacto el de tus ojos, ligeros como palomas asustadas

Recado a Rosario Castellanos

  Sólo una tonta podía dedicar su vida a la soledad y al amor. Solo una tonta

Reencuentro

  He sacado tu rostro de hace veinte años y es como si me hubiera puesto

Salen los poemas…

  Salen los poemas del útero del alma a su debido tiempo. (¿Salen del alma?)

Se ha vuelto llanto este dolor...

  Se ha vuelto llanto este dolor ahora y es bueno que así sea. Bailemos,

Si me dejas…

  Si me dejas arrancarte los ojos, amor mío, me harías feliz. Quisiera

Si sobrevives...

  

Siempre fui mi pene

  Siempre fui mi pene, Dios mío, siempre fui el pedazo de mi carne

Sísifo

  Voló desde su vida apacible hacia la luz recién encendida y su cadáver

Sitio de amor...

  Sitio de amor, lugar en que he vivido de lejos, tú, ignorada, amada que he

Sólo en sueños...

  

Soy mi cuerpo

  Soy mi cuerpo. Y mi cuerpo está triste y está cansado. Me dispongo a dormir

Te desnudas igual...

  Te desnudas igual que si estuvieras sola y de pronto descubres que estás

Te quiero a las diez de la mañana

  Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día

Te quiero porque tienes...

  Te quiero porque tienes las partes de la mujer en el lugar preciso y estás

Tengo ojos...

  Tengo ojos para er en esta noche algo de lo que soy, tengo el oído

Tía Chofi

  Amanecí triste el día de tu muerte, tía Chofi, pero esa tarde me fui al cine e

Tu cuerpo está a mi lado...

  Tu cuerpo está a mi lado fácil, dulce, callado. Tu cabeza en mi pecho se

Tú eres mi marido

  Tú eres mi marido y yo soy tu mujer. Tú eres mi hermana y yo

Tu nombre

  Trato de escribir en la oscuridad tu nombre. Trato de escribir que te amo

Uno es el hombre

  Uno es el hombre. Uno no sabe nada de esas cosas que los poetas, los

Yo no lo sé de cierto

  Yo no lo sé de cierto, pero supongo que una mujer y un hombre algún día









El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro ya que tiene exclusivamente un carácter de difusión de los poetas hispanoamericanos. Los poemas, poemas con voz, e-books y libros en pdf presentados en este portal son propiedad intelectual de sus autores.



Copyright © 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights