sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter

Si utilizas un teléfono móvil o celular o bien una tablet asegúrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal





Casi oda a la oreja
de Roberto Obregón


    Editora del fonograma:
    Palabra de esta América

en la voz de Manuel Galich     


Casi oda a la oreja



Variadísimas son las orejas del hombre:
          largas, redondas, pegadas, separadas y orejitas.
          Un pétalo húmedo es la oreja del niño
          y concentradamente erógena la de la mujer.

Toda oreja guarda en su rosada cavidad
          el lloroso discurrir de las lluvias,
          el silbo delgado del viento y la bala,
          el rozarse de los muslos de una muchacha
          y el estrujarse de las hojas bajo sus pies,
          y conserva también, como los caracoles
          las sonoridades profundas del mar,
          el hoguereante fragor de los cañones.

La oreja abre su corola de carne
          y transforma en silencio la palabra amorosa,
          se cierra ante el insulto proferido,
          o se queda palpitante y sigilosa
          ante el imperceptible esfuerzo del tallo que nace.

En la oreja rematan los cabos del organismo
          por cuya cuenta y razón
          la música nos llega hasta los pelos y las uñas.

La oreja, en fin, es el pabellón, el radar
          del ruido de las cosas y los gritos apagados
          de los hechos ya carbonizados de la historia,
          de los amaneceres empapados de tambores,
          de la respiración del yanqui y su ametralladora
          desparramándose en millares sobre las siembras
          de Vietnam.

Pero aquí llega la muerte y por arte de magia
          convierte la oreja en medalla de honor.
          Medalla por oreja, como si aplaudiéramos
          en una corrida no de toros, sino de seres humanos.

Cada hombre posee sus dos orejas:
          un guerrero vietnamés representa dos medallas.
          Y el yanqui que asesine más vietnameses
          lucirá más medallas en el pecho...

          Condecorados, los yanquis posan ante la cámara
          con orejas amarillas prendidas a la camisa.

En la cuenca del Amazonas, los jíbaros
llevan las cabezas de sus víctimas al cuello.
Y al norte del río Colorado
los yanquis presumen orejas clavadas a la solapa.



De: Poesía trunca: Poesía latinoamericana revolucionaria



ROBERTO OBREGÓN


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carácter cultural y educativo de difundir la poesía hispanoamerica.



Copyright © 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

179 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas