sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





Penlope
de Marco Antonio Montes de Oca


    Editora del fonograma:
    Voz Viva de Mxico. UNAM

en la voz de Marco Antonio Montes de Oca    


Penlope



An son tus manos
Las dulcsimas araas
Que suben y bajan por los hilos del arpa,
Y no descansan si antes no vacan de todo fruto
El nervioso follaje de la msica?

No quiero otra cota de mallas
Ni ms red area,
Que la tejida por ti como defensa
Contra las cuevas encapuchadas
Con el sudor del calamar.
No quiero tampoco ese porvenir
Tasado en un milln de ojos de oro,
y que relumbra en la agujereada alforja
Donde las metforas sobrenadan
Como un ocano de chispas con alas.

Entre los hombres te dej
En prenda de que mis himnos iban a volver,
Oh fastuoso rehn por cuya causa
Mis charcos murmuran sus sueos de escalera
y se arrodillan mis races,
Cuando destituyo prostituidos trapos con insignias
E implanto vrgenes fuentes que tremolan
Sin tatuaje alguno.

Por eso pregunto si esas manos tuyas,
Que hilaban e hilaban sin cansarse nunca,
Corren todava en el telar
Como agua por los surcos,
Como descalzos tomos en la pradera inextinguible.

Por eso inquiero por el espigado minuto
Que no tiene los instantes contados;
Por las soberbias predicciones
En trance ya de encarnacin:
Por tus manos, Penlope,
Que me aluzaron cuando nada vea
y que esmaltaron de caricias,
Radiosos lunares
Ms grandes que los cuerpos.

El suelo est volando.
Ah donde concluyo mi verdugo tambin perece.
El porvenir se mide en minas,
No en quilates;
En deslumbramientos,
No en destellos que se interrumpen
En la verdeante alambrada de una zarza.

T lo sabes Penlope,
Cuando sus vuelos no san postizos
El hombre se llama ngel;
Cuando su corazn queda zurcido a los portones aldabas,
Hay que llamarlo amante;
Heraldo de s mismo,
Testigo fijo y de sol a sol
Si el brillor de sus trompetas
Estremece el umbral de lo que va a nacer.



De: Vendimia del juglar



MARCO ANTONIO MONTES DE OCA


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

175 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas