sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter

Si utilizas un teléfono móvil o celular o bien una tablet asegúrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal





Cerbatanero
de Miguel Ángel Asturias


    Editora del fonograma:
    Palabra Virtual

en la voz de Carmen Feito Maeso y Francisco Portillo    


Cerbatanero



Muchas veces volvió el Cerbatanero                
con los ojos más hondos que el desvelo.  
    
          
—Cerbatanero di ¿dónde está el cielo?
                              
—Ya Dios se lo llevó...
              
                —¿Entero?...

                —Entero,      
y fue mejor...  

—¿Por qué, Cerbatanero?       
         
—Porque después, se llevará el anhelo,                
la tierra quedará para el guerrero                
y el mar irá detrás llorando el duelo.              

—Cuando el hombre se cansa de ser hombre,                
(¿de qué flor no hay aroma en tu cansancio?)                
Dios se lleva lo bueno de la tierra,                
bajan arcones de color de nube                
para el aljófar, el rocío, el viento,                
y el agua de los ríos, y en estuches                
de fuentes irisadas van los sueños,                
cabellos de mujer, senos nadando                
y caritas de niños sonrosados.                

—¿Se llevará a los niños?...

                —Se los lleva:                           
si los niños no ríen ni sonríen                
de qué sirven los niños en la vida. 
               
—Pero, Cerbatanero, ¿habrá cosechas?       
         
—El campesino ya se siente falso,                
trabaja humedecido de nostalgia.                
Arar, sembrar, vivir para el guerrero.                
Es mejor que se acaben las cosechas                
que enantes eran fiestas, las vendimias                
en que había la luz enamorada                
del hombre en la dulzura de las vidas.                
Cosechar ¿para qué?, si la matanza,                
la ingratitud y la miseria es tanta,                
como si fuera el triste resultado                
de todas las industrias, tal industria.     
         

La nupcia de los astros esta noche                
sobre el dormido espacio de los seres.                
Ciega y profunda oscuridad del suelo                
sube a los pies. Adiós, Cerbatanero.



De: Mensajes de indios



MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carácter cultural y educativo de difundir la poesía hispanoamerica.



Copyright © 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

159 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas