sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





Arte potica
de Jos Zacaras Tallet


    Editora del fonograma:
    Palabra de esta Amrica

en la voz de Jos Zacaras Tallet    
Colaboracin: Eduardo Ortiz Moreno    
Pgina web de Voces que dejan huellas    


Arte potica



A Jos Antonio Fernndez de Castro

Siempre se ha de sentir lo que se dice?
Nunca se ha de decir lo que se siente?

Quevedo



T, Jos Antonio, oficialmente culto,
y un cincuenta por ciento
de antologista de rapsodas criollos;
corifeo de artistas ultra-nuevos
e intelectual, pues te paseas entre ellos,
de seguro
que sabes de estas cosas ms de un poco.

Hace cerca de un siglo, un bardo melenudo
que ostentaba una simiesca patillita
a una mujer le dijo: Poesa eres t!
(Est claro que entonces no haba feministas.)

Y hoy, despus de cien aos, casi, casi,
todava hay legiones de lirforos,
pero de crema fra y miel rosada,
que, tomndola en serio, siguen aquella broma,
y, los ojos en blanco y la mano en el pecho
(lado izquierdo),
y la voz temblorosa y hueca,
nos largan una espnela como sta:

Desde que t me miraste
slo conozco dolores.
Tales son las tristes flores
que en mi corazn sembraste!
Mi pobre alma traspasaste
con los dardos de tus ojos
y entre punzantes abrojos
me condenaste a vivir,
o a eternamente morir
ante tus plantas, de hinojos!

Y ella es su novia, pero no lo sabe.

Otros, reyes de mundos interiores,
de diecisis a diecisiete,
deshollinan su espritu lleno de telaraas
y exteriorizan su interior desguace,
dando a la rosa de los vientos
mil endechas alejandrinizadas.
Ejemplo:
Oh, qu angustia infinita y qu tristezas vagas
se aduean de mi espritu en estos en estos grises das:
me asedian los recuerdos de mis horas aciagas,
mis nostalgias, mis tedios y mis melancolas!

Son sus horas aciagas cuando pap les dijo:
Hoy no te doy un medio para el cine,

.(No cuento a los que cantan a la raza
y dicen que Maceo es biznieto del Cid,
y otras sandeces de la misma casta.)

De tal suerte,
el sonsonete eterno del chorro de melaza
o del chorro de acbar.

La escala del Parnaso ha setenta escalones.
AI otro extremo,
estn los sedicentes poetas de vanguardia,
que decapitan el humo de sus metforas
y degellan el ritmo de sus parbolas;
y es Daro para ellos Tut-Ankh-Amen,
y de tal ao para atrs el arte es nulo.

Qu espanto ante lo fuerte y lo prosaico!
Qu esclavitud!
Qu desdn por lo romntico y lo clsico!
Y qu impotencia!

Cursiladas y boberas.
Entre Bcquer y Marinetti hay un mundo de poesa.

Hay poesa en un par de aquesas,
hay poesa en un par de aquestas,
y hay mucha poesa entre sa y sa.
En la sonrisa estpida de un nio,
en la caricia de una madre impura,
en el tmido ademn de un limosnero,
en la cadencia salvaje de la rumba,
en las eses de los borrachos
y hasta en un parte policaco.

Hay poesa en el motor de un auto
y en el trapiche de cualquier ingenio,
en la Ludlow y linotipos de la imprenta,
en la mirada serensima de Edison
y en la en la cuchilla del Dr. Nogueira.
Como en las albas tocas de Sor Juana,
hay poesa en la punta de una lanza
y en la velocidad de una bala.
Y en la sotana cndida de Po,
y en los ojos del Dalai Lama
y en la dureza de la Kaaba.

Hay poesa en el negrito limpiabotas,
y en la bodega de Monestina
(Blanco y Animas)
y como en el geranio ventanero,
en un bosque de ceibas centenarias.
Y en los legajos de las notaras,
y en los libros mayores y en los diarios,
y la hay en la bolita y en el poker,
como la hay en las carreras de caballos.
Y hay poesa en un agua mala
y en el informe de un fiscal
y en una pldora de
opio y en el rabo del alacrn.

Hay poesa en el anacoreta,
y la hay en la masa proletaria,
en Prado 1; en la Loma del Prncipe,
y en la tragedia de un regimiento que pasa.

Hay poesa en una bicicleta
y en la barriga de un burgus
y en un cuello de celuloide
y en un juego de balompi.
Y en una trompada de Dempsey,
y del Bambino, en un batazo,
y en una pirueta de Chaplin
y en un gesto de Gloria Swanson.
Y en la espalda de los estibadores
y en los bceps de hierro del herrero,
y en los bueyes que tiran del arado,
y en un trasatlntico raid areo.

Hay poesa en la frente de Lenin,
y hay quien la encuentra en il duce italo;
y hay poesa en el pipis y gaas
y en un polica de trnsito
y en el rabo del alacrn.

Y mucha y buena en una trompetilla,
y en los modales de una de una virulilla,
y en la campana y en la campanilla.

Hay poesa en un centro espiritista,
y hasta en una coccin vegetariana.
Y hay poesa en los editoriales
y poesa en la primera plana.

Y en las proclamas de Sandino
y en los millones de Henry Ford,
y en el drama grotesco de un tarrudo,
y en la nueva constitucin.

Hay poesa en la rumba de un esqueleto,
y hay poesa en las gallinas cluecas
y en las blasfemias de un carretonero.
Mas la cuestin es dar con ella!


De: Poesa y prosa



JOS ZACARAS TALLET


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

197 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas