sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





Elega diferente
de Jos Zacaras Tallet


    Editora del fonograma:
    Palabra de esta Amrica

en la voz de Jos Zacaras Tallet    
Colaboracin: Eduardo Ortiz Moreno    
Pgina web de Voces que dejan huellas    


Elega diferente



A Carlos Riera, en la eternidad


Carlos, mi amigo Carlos,
hoy hace varios aos que te has muerto.
(Mi corazn se encoge
ante la persistencia tenaz de tu recuerdo.)T no has muerto del tifus ni de la meningitis,
como dicen los mdicos;
T te has muerto de asco, de imposible o de tedio.Qu bien te conoca, Carlos Riera!
Ves cmo confirmaste mi sospecha
de que haras algo de mucha trascendencia?
Algo que no era el libro rido
de aparentes verdades que estabas preparando
para endilgarnos
dentro de 20 25 aos.
(Pretenders, Pelona, que te demos las gracias
porque de su lectura nos libraste?)Ya tanto fantaseabas
sobre cosas abstrusas
y mirabas tan poco hacia fuera,
que, descuidado, asindote la Intrusa,
te arrastr, compasiva, con ella
para calmar tu sed y tu impaciencia.
Ya estars satisfecho,
pues sabes lo que ignoran tus maestros. Ya no sers el ciego
que de noche en el bosque perdiera
su bastn y su perro. Pero, con qu derecho
te marchaste llevndote mi hacienda?
De ser cierto el refrn un amigo
es un tesoro, casi me quedo en la miseria.
Y eso no est bien hecho, Carlos Riera!...El da de tu muerte bien me acuerdo
me cogi la noticia de sorpresa,
a pesar de que el aciago telegrama
era amarillo y negro. Te llor con las lgrimas con que llora el nio,
con lgrimas que mojan, verdaderas,
y tanto que crea que su fuente
se haba en m secado para siempre!
(Ms tarde, cuntas veces te he llorado
con invisibles lgrimas internas!)Qu extrao era tu rostro entre las cuatro velas!
Verdoso, patilludo; y asomaba a tus labios
una semisonrisa de desprecio o de triunfo.
Qu trabajo
me costaba creer que ya nunca
volveramos a hablarnos
de intrincados problemas abstractos! Mas, mi pobre Carlos,
ya lo creo que estabas bien muerto!
Como hoy, sin duda, ya estars podrido;
solamente me queda tu recuerdo,
que se ir conmigo. Sin embargo, te finjo
en el plcido alczar de los muertos,
clsicamente revestido
de una inconstil toga
que dignifica tu asombrada sombra...
Te habrs apresurado hacia el departamento
de los filsofos que fueron..
espritus afines o maestros. El viejo Spencer
a quien tanto leste y comentaste,
al verte, satisfecho,
mesar sus difanas patillas astrales;
y todos,
protectoramente, golpearn tu hombro
con aire de maestros,
aunque t sabrs tanto como ellos.Quin me asegura que una carcajada,
de las que, con frecuencia, aqu se te escapan,
no se te irn al recuerdo
de tu admirado magster Don Jos Ingenieros?
No sientes lstima por los que nos quedamos,
t, que ahora conoces el Misterio? Carlos, si te paseas entre las sombras
de los buenos filsofos de ayer,
dale muchos recuerdos a Spinoza,
estrecha con respeto la mano de Darwin,
y abraza fuertemente de mi parte
a mi gran amigo Federico Amiel.


De: Poesa y prosa



JOS ZACARAS TALLET


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

161 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas