sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter

Si utilizas un teléfono móvil o celular o bien una tablet asegúrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal





Narcisiana
de Jorge Zalamea


    Editora del fonograma:
    Voz Viva de América Latina. UNAM

en la voz de Jorge Zalamea    


Narcisiana



Ésta era otra casa.
      La de los muchos patios:
            el patio de las ceremonias y los grandes;
                  el patio de los huéspedes bienvenidos;
                        el patio de los niños;
                              el patio de las criadas;
                                    el patio de los lavaderos y los bebederos;
                                          el patio de las caballerizas;
                                                el patio de las aves de corto vuelo;
                                                      el patio de las legumbres suculentas.
Y ahora estaba solo,
solo en la casa de los muchos patios,
solo el muchacho.

Comenzó a recorrer el feudo ceremonial.

Espejos en el cuarto del piano,
Espejos en el salón de las reverencias, las hipocresías y las palabras vanas,
Espejos en el comedor artesonado,
          crujiente de porcelanas y cristales,
                llameante de cobres y de azogues de plata;
Espejos en la alcoba de la madre,
Espejos en la alcoba de la hermana mayor, la muy mimada...

Espejos, espejos
en laberinto de traidoras aguas.

Las aguas agrietadas de lunas venecianas,
          como rostros de ancianas;
las aguas cristiazules de Alemania;
las aguas de Holanda, vermerianas;
las aguas nacaradas de Francia;
las implacables aguas de España.

                    ¡Nadar,
                              nadar
                                        en esas aguas!

Con candidez de lirio
se desnudó el muchacho:
enhiesto como un grito,
limpio como una espada,
enjuto como un eje,
blanco como una hostia
          de amor sacrificada...
                Se miraba,
                                  se multiplicaba,
                                        se sumergía,
                                              giraba,
                                                    danzaba
                                                          una danza horizontal
                                                                en la altamar de los espejos.



JORGE ZALAMEA


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carácter cultural y educativo de difundir la poesía hispanoamerica.



Copyright © 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

200 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas