sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





Cierto pas
de Marco Antonio Montes de Oca


    Editora del fonograma:
    Voz Viva de Mxico. UNAM

en la voz de Marco Antonio Montes de Oca    


Cierto pas



En cierto pas, conocido por m desde su edad larvaria (cuando apenas era en el mapa un punto rojo y vehemente), los habitantes, una vez al ao, emprenden viaje masivo hacia las estribaciones del monte Zeta. Al frente van nios muy fuertes conduciendo a los hombres en vistosos palanquines. Las mujeres, protegidas con sus cascos de seda, limndose las uas siempre ms largas que un cuchillo de caza, cierran la marcha. Su misin es la de fortificar la retaguardia por si alguna pantera intrusa pretende apoderarse de los hombres, elementos demasiado pasivos y, por ende, los ms dbiles de la expedicin. En realidad ya no se confa en ellos. Su temperamento muelle los releva de toda tarea fatigosa. Son tolerados porque an cumplen funciones reproductoras, indispensables como a primera vista se entiende para la sobrevivencia del pueblo expedicionario.

Una vez al ao el pueblo conduce su ristra de hombres intensamente debilitados, hacia altares del monte Zeta que ni la misma divinidad ha hollado. Tan absolutamente vrgenes son estos altares que no hay dios alguno instalado en ellos. De esa suerte, los expedicionarios veneran a un no dios, a un ser que no los protege, pero se conserva impune ante la blasfemia porque nunca ha existido.

Cada cinco de marzo la extraa caravana cruza de ida y vuelta al universo. Por el camino cuecen alimentos sobre flores amarillas pues ah no se conoce el fuego natural. El verano, un prodigioso verano que se sigue de frente y devora las estaciones restantes, abandona el valle apenas un minuto por cada veinte siglos transcurridos. Cuando esto sucede, monarcas hembras sufren su menstruo de estrellas;sus cabellos trnanse agitadas sierpes; el descontento de piedras csmicas pone a las fuerzas soterradas a punto de erupcin.

Como antes se dice, el caos dura apenas un minuto y el temblor universal es tan leve que los cuadros de las paredes ni siquiera violan el mandato de la simetra.

Yo conozco ese pas. No es irreal ni verdadero. No tiene ubicacin ni deja de tenerla. Pero mis dedos, severamente desyemados y ardidos, son la constancia de que existe.



De: Poesa Reunida



MARCO ANTONIO MONTES DE OCA


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

188 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas