sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter

Si utilizas un teléfono móvil o celular o bien una tablet asegúrate que el browser sea compatible con flash para poder ver los videos.


Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal






Relato de Odiseo
de Rodolfo Hinostroza


    IV Encuentro Internacional de Poetas. 2007. ChilePoesía

    Editora del videograma:
    La Belleza de No Pensar

por Rodolfo Hinostroza    
Colaboración: Ignacio Muñoz Cristi y Víctor Campbell Saffie
productores de La Belleza de No Pensar    
La Belleza de No Pensar en YouTube    


Relato de Odiseo


Scila y Caribdis, esas dos putas viejas, maldijeron mi espalda, y allí mismo me crecieron ojos para ver, y un unicornio brotó de mi saliva diciéndose protegido de Artemisa, y su lengua caliente restañó mis heridas en nombre de los dioses, en nombre de esos dioses. Dije que esperaría el cuarto creciente para volver a mi Isla.

                                                                                               "No vayas", dijo el unicornio,
"Tu ciudad es sólo desolación y calígine, y hay esponjas cerosas en las casas que tienen miles de ojos que miran y deshacen tu pasado y tus hechos. En la ciudad de manos de borgoña nadie te espera ya, y en tu regreso no cantarán los mirlos ni el roble crecerá, y Telémaco ha nacido abortado sobre un  fierro enlozado, y el sol se fatiga como un monje vicioso sobre la plaza esférica".

                                                                                                                          No obstante
hice mis oraciones a los dioses, robustecí mi fe, y partí.

                                                                                                                Telémaco, hijo mío
abortado en un coagulo marrón ante estos ojos de cerezo espantado, porque es tu padre el que sujeta a la mujer y llora en el pasillo. Telémaco que no verá el aire espumante y en esta confusión de las esferas no arrojará la canica de bronce. Hijo mío y no más hijo mío, que no me ayudará a asesinar la memoria de los que pretendieron a la hembra, robando mi pasado, mi amor y mi esperanza, desgarrando mis carnes con cuchillos amargos . Y ya no más regresar a los pechos de las rápidas vírgenes, y ya no más revolcarse en los campos humeantes, ya no más derribarse como un alce cansado en el olvido, y sólo recordar tus ojos y tu lengua coagulada, hijo mío.

                                                                                                                  Ella teje y desteje
en su memoria límpida como un lago en Sabbath los nombres de los Otros que raspan en la lengua como letras germanas. Ella hila su tela con pedazos de vidrio: sus mantos y sus prendas, el edredón del lecho tallado sobre un roble.

                                                                                                         He vuelto, en realidad?
He realizado un viaje, sordo y ciego, escuchando los cantos de sirenas, las turbulentas voces del amor?

Scila y Caribdis, esas dos putas viejas, me retuvieron demasiado tiempo.



De: Consejero del lobo



RODOLFO HINOSTROZA


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 





























Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

163 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas